Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

1Reyes 21,17-29

Entonces fue dirigida la palabra de Yahveh a Elías tesbita diciendo: Levántate, baja al encuentro de Ajab, rey de Israel, que está en Samaría. Está en la viña de Nabot, a donde ha bajado a apropiársela. Le hablarás diciendo: Así habla Yahveh: Has asesinado ¿y además usurpas? Luego le hablarás diciendo: Por esto, así habla Yahveh: En el mismo lugar en que los perros han lamido la sangre de Nabot, lamerán también los perros tu propia sangre." Ajab dijo a Elías: "Has vuelto a encontrarme, enemigo mío." Respondió: "Te he vuelto a encontrar porque te has vendido para hacer el mal a los ojos de Yahveh. Yo mismo voy a traer el mal sobre ti y voy a barrer tu posteridad y a exterminar todo varón de los de Ajab, libre o esclavo, en Israel. Y haré tu casa como la casa de Jeroboam, hijo de Nebat, y como la casa de Basá, hijo de Ajías, por la irritación con que me has irritado y por haber hecho pecar a Israel. También contra Jezabel ha hablado Yahveh diciendo: "Los perros comerán a Jezabel en la parcela de Yizreel." A los hijos de Ajab que mueran en la ciudad los comerán los perros y a los que mueran en el campo los comerán las aves del cielo." No hubo quien se prestara como Ajab para hacer el mal a los ojos de Yahveh, porque su mujer Jezabel le había seducido. Su proceder fue muy abominable, yendo tras los ídolos, en todo como los amorreos a los que expulsó Yahveh ante los israelitas. Cuando Ajab oyó estas palabras desgarró sus vestidos y se puso un sayal sobre su carne, ayunó y se acostó con el sayal puesto; y caminaba a paso lento. Fue dirigida la palabra de Yahveh a Elías tesbita diciendo: ¿Has visto cómo Ajab se ha humillado en mi presencia? Por haberse humillado en mi presencia, no traeré el mal en vida suya; en vida de su hijo traeré el mal sobre su casa.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jezabel, tras el asesinato de Nabot, exhorta al rey a tomar posesión de la viña. "Ajab –dice el texto– bajó a la viña de Nabot, el de Yizreel, para tomar posesión de ella." En este gesto se manifiesta la imagen de la cruel injusticia que comporta la sed de posesión que se esconde en el corazón de cada persona. Aquí se llega al límite más cruel, pero la lógica de "eliminar" a quien pone obstáculos a nuestro camino, o a quien puede impedir nuestras conquistas está profundamente arraigada en el corazón de cada persona. De esa sed de posesión se derivan injusticias y opresiones sobre los más débiles y los más pobres. Y no es ninguna casualidad que uno de los aspectos más relevantes de la profecía bíblica sea precisamente la lucha por la justicia entre los hombres. Los profetas, "hombres de Dios", saben que su misión religiosa comporta también la denuncia de las injusticias y los abusos. Las desigualdades entre los hombres, sobre todo las que hacen que aumente de manera insoportable el foso que separa a unos de otros, no son una cuestión puramente social. Dios mismo se siente ofendido cuando se oprime a los hombres, que son todos hijos suyos, sin excluir a ninguno. Por eso la palabra profética se hace severa y exigente: "¡Ay, los que juntáis casa con casa, y campo a campo anexionáis, hasta ocupar todo el espacio y quedaros solos en el país!", grita Isaías (5,8). Y el profeta Miqueas afirma: " ¡Ay de aquellos que planean injusticias, que traman maldades en sus lechos y al despuntar el día las ejecutan, porque acaparan el poder! Codician campos y los roban, casas, y las usurpan; atropellan al hombre y a su casa, al individuo y a su heredad" (Mi 2,1-2). El profeta Amós lucha contra las injusticias durante casi toda su vida. Pero ya desde este momento el Señor habla claro. El Señor convoca a Elías en cuanto Ajab va a la viña: "Disponte a bajar al encuentro de Ajab... En este momento se encuentra en la viña de Nabot, a donde ha bajado para tomar posesión de ella". El enfrentamiento entre Elías y Ajab es duro, y el profeta no se echa atrás. La Palabra de Dios es también en este caso como una espada de doble filo que penetra hasta lo más profundo. El Señor la envía para que tomemos conciencia del mal que hay en el mundo y de las injusticias que se perpetran, pero al mismo tiempo es una medicina que ayuda a curar el corazón de las maldades y acercarlo a la ley del Señor. La Palabra de Dios sigue su curso para que todos volvamos a Dios con el corazón arrepentido. Las palabras del profeta tocaron el corazón de Ajab: "Al oír estas palabras, Ajab rasgó sus vestiduras, se echó un sayal sobre el cuerpo y ayunó. Se acostaba con el sayal puesto y andaba pesadamente". Cuando el Señor vio el arrepentimiento de Ajab envió de nuevo a Elías para anunciarle el perdón: la desaparición de su dinastía se aplazaba y no iba a tener lugar durante su vida, sino durante el reinado de su hijo. La dinastía de Ajab, al igual que la de Jeroboán, hijo de Nebat, y la de Basá, hijo de Ajías, estaba condenada a la destrucción, a causa de sus continuas traiciones. Tanto es así, que el reino del norte cambia ocho veces de dinastía, mientras que en Judá, el reino del sur, la dinastía davídica permanece para siempre.


14/06/2016
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri