Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

2Reyes 2,6-14

Le dijo Elías: "Quédate aquí, porque Yahveh me envía al Jordán." Respondió: "Vive Yahveh y vive tu alma que no te dejaré", y fueron los dos. Cincuenta hombres de la comunidad de los profetas vinieron y se quedaron enfrente, a cierta distancia; ellos dos se detuvieron junto al Jordán. Tomó Elías su manto, lo enrolló y golpeó las aguas, que se dividieron de un lado y de otro, y pasaron ambos a pie enjuto. Cuando hubieron pasado, dijo Elías a Eliseo: "Pídeme lo que quieras que haga por ti antes de ser arrebatado de tu lado." Dijo Eliseo: "Que tenga dos partes de tu espíritu." Le dijo: "Pides una cosa difícil; si alcanzas a verme cuando sea llevado de tu lado, lo tendrás; si no, no lo tendrás." Iban caminando mientras hablaban, cuando un carro de fuego con caballos de fuego se interpuso entre ellos; y Elías subió al cielo en el torbellino. Eliseo le veía y clamaba: "¡Padre mío, padre mío! Carro y caballos de Israel! ¡Auriga suyo!" Y no le vio más. Asió sus vestidos y los desgarró en dos. Tomó el manto que se le había caído a Elías y se volvió, parándose en la orilla del Jordán. Tomó el manto de Elías y golpeó las aguas diciendo: ¿Dónde está Yahveh, el Dios de Elías?" Golpeó las aguas, que se dividieron de un lado y de otro, y pasó Eliseo.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Con esta página se abre el "ciclo" de Eliseo, de quien ya se habla en el primer libro de los Reyes, cuando Elías, echándole el manto encima, lo llama para que le siga (1 R 19,19). Elías ahora está atravesando el Jordán como para dirigirse hacia su "tierra prometida", el cielo. Mientras los dos caminaban, un carro de fuego tirado por caballos, también de fuego, se interpuso entre ellos. El libro del Eclesiástico, como si quisiera subrayar la fuerza de la palabra profética, dirá: "Surgió el profeta Elías como un fuego, su palabra quemaba como antorcha" (48,1). Elías, pues, es arrebatado al cielo y Eliseo, mientras grita hacia su maestro, lo ve desaparecer en las alturas. La desaparición de Elías, descrita con imágenes típicas de la teofanía, indica la experiencia religiosa de la muerte de Elías y el paso a Eliseo del ministerio profético. Este, recibiendo el manto de su maestro, se convierte en el continuador oficial de aquel. Escribe el autor: "Recogió el manto que había caído de las espaldas de Elías, volvió al Jordán y se detuvo a la orilla". El discípulo debe volver al Jordán para beber nuevamente de la fuente de la Palabra y transmitirla al pueblo del Señor. Eliseo, de hecho, como todo profeta, y más aún, como todo discípulo, no está llamado a proponer sus doctrinas o sus pensamientos, sino a continuar la misión del maestro. Eliseo había pedido a Elías: "que pasen a mí dos tercios de tu espíritu" (la traducción literal es "dos tercios"; otros traducen "el doble"). De hecho, la tradición rabínica comenta que Elías hizo ocho milagros mientras que Eliseo hizo dieciséis. El discípulo acoge la herencia que Elías le transmite con el manto y su obra cobra eficacia. Aquel manto enrollado tiene la fuerza de dividir las aguas del Jordán para que el profeta pueda cruzarlo. Es evidente la analogía con el bastón de Moisés que dividió el Mar Rojo (Ex 14,16), y confirma también el paralelismo entre Moisés y Elías. De hecho, también Elías había tenido un encuentro con el Señor en el Horeb, como Moisés, y muere fuera de la tierra prometida, en Transjordania. Y también de Elías se conoce el sepulcro, como confirma la búsqueda de los cincuenta valientes (vv. 15-18). La alusión al paso del Mar Rojo y del Jordán es evidente también en los nombres de las localidades citadas comunes al primer paso del Jordán (Guilgal, Jericó y Betel). El paralelismo entre Moisés y Elías se establece también entre Elías y Eliseo. Y la analogía de las situaciones que Eliseo está llamado a afrontar (la destrucción de la dinastía de Ajab, la guerra contra Baal, la amenaza aramea y el contraste entre un Israel fiel y uno infiel) demuestran la continuidad de la misión profética frente a la permanencia del pecado y de la infidelidad del pueblo de Dios. Toda generación necesita que se anuncie la palabra de Dios. El "espíritu del Señor" (v. 16) que los judíos habían olvidado, vuelve a aparecer con los profetas que chocan contra la monarquía (1 R 22,24). La continuidad de la profecía subraya la fidelidad de Dios que no cesa de acompañar y de hablar a su pueblo para que no se aleje del camino de la salvación. El profeta, por su parte, está llamado a vivir únicamente de la Palabra que debe anunciar con valentía y generosidad. La Palabra es siempre la misma, aunque se proclame de manera nueva. Podríamos decir que también nosotros debemos acoger el "manto" de Elías, es decir, el espíritu de profecía, para vivirlo en nuestros días. Se suceden los profetas pero el "espíritu" es siempre único. Y la presencia de los "hijos de los profetas" apunta a la comunidad de los hermanos y de las hermanas que acompaña a la misión profética.


15/06/2016
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo