Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ezequiel 18,1-10.13.30-32

La palabra de Yahveh me fue dirigida en estos términos: ¿Por qué andáis repitiendo este proverbio en la tierra de Israel:
Los padres comieron el agraz,
y los dientes de los hijos sufren la dentera? Por mi vida, oráculo del Señor Yahveh, que no repetiréis más este proverbio en Israel. Mirad: todas las vidas son mías, la vida del padre lo mismo que la del hijo, mías son. El que peque es quien morirá. El que es justo y practica el derecho y la justicia, no come en los montes ni alza sus ojos a las basuras de la casa de Israel, no contamina a la mujer de su prójimo, ni se acerca a una mujer durante su impureza, no oprime a nadie, devuelve la prenda de una deuda, no comete rapiñas, da su pan al hambriento y viste al desnudo, no presta con usura ni cobra intereses, aparta su mano de la injusticia, dicta un juicio honrado entre hombre y hombre, se conduce según mis preceptos y observa mis normas, obrando conforme a la verdad, un hombre así es justo: vivirá sin duda, oráculo del Señor Yahveh. Si éste engendra un hijo violento y sanguinario, que hace alguna de estas cosas presta con usura y cobra intereses, éste no vivirá en modo alguno después de haber cometido todas estas abominaciones; morirá sin remedio, y su sangre recaerá sobre él. Yo os juzgaré, pues, a cada uno según su proceder, casa de Israel, oráculo del Señor Yahveh. Convertíos y apartaos de todos vuestros crímenes; no haya para vosotros más ocasión de culpa. Descargaos de todos los crímenes que habéis cometido contra mí, y haceos un corazón nuevo y un espíritu nuevo. ¿Por qué habéis de morir, casa de Israel? Yo no me complazco en la muerte de nadie, sea quien fuere, oráculo del Señor Yahveh. Convertíos y vivid.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Esta página del profeta quiere despertar en la conciencia de los israelitas que estaban exiliados la responsabilidad personal tanto con Dios como con los hombres. La tristeza de la situación en la que estaban no debía llevarles a una especie de resignación o, peor aún, de pecado, descargando en los demás la responsabilidad de la situación. En realidad, el profeta recuerda a cada creyente que es responsable en primera persona de su comportamiento. Sin duda, existe también una responsabilidad generacional, y por tanto cada generación está llamada a construir un mundo nuevo según los designios de Dios. Pero por otra parte, cada uno, en su generación, está llamado a descubrir la tarea personal que le confía el Señor y, por tanto, la responsabilidad de cumplirla, evidentemente siempre en el contexto del designio de paz y de salvación al que nos llama el Señor. Ya en el libro del Deuteronomio el Señor había advertido a los creyentes sobre la responsabilidad de elegir entre el bien y el mal: "Yo pongo hoy delante de ti la vida y el bien, la muerte y el mal" (Dt 30,15), y subraya que "este mandamiento... no es superior a tus fuerzas, ni está fuera de tu alcance" (Dt 30,11). El profeta declina con ejemplos concretos cuál es el camino que el justo debe seguir y cuál debe abandonar. Es significativo que subraye, también en este texto, el vínculo entre el culto y la misericordia. En ninguna página bíblica se separan estas dos dimensiones. Por lo demás, en todas las páginas de la Santa Escritura se ve claramente el vínculo entre Dios y sus hijos, sobre todo sin son débiles, pobres o necesitados. No hay que dar por supuesto, de todas formas, que los creyentes tengan un comportamiento acorde a la voluntad del Señor. Al contrario, es fácil alejarse del Señor y de su Palabra. Por eso el profeta insiste en la conversión del creyente: "Convertíos y apartaos de todos vuestros crímenes, de modo que no incurráis en ocasión de culpa. Descargaos de todos los crímenes que habéis cometido contra mí, y haceos un corazón nuevo y un espíritu nuevo". Son indicaciones que todos, también nosotros, debemos aceptar con atención. Un sabio hebreo decía: "Si quieres cambiar el mundo, empieza a cambiar tu corazón". Un mundo nuevo nacerá a partir de corazones nuevos.


13/08/2016
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri