Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Esteban (+ 1038), rey de Hungría. Se convirtió al Evangelio y fomentó la evangelización en su país.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ezequiel 28,1-10

La palabra de Yahveh me fue dirigida en estos términos: Hijo de hombre, di al príncipe de Tiro:
Así dice el Señor Yahveh:
¡Oh!, tu corazón se ha engreído
y has dicho: "Soy un dios,
estoy sentado en un trono divino,
en el corazón de los mares."
Tú que eres un hombre y no un dios,
equiparas tu corazón al corazón de Dios. ¡Oh sí, eres más sabio que Danel!
Ningún sabio es semejante a ti. Con tu sabiduría y tu inteligencia
te has hecho una fortuna,
has amontonado oro y plata
en tus tesoros. Por tu gran sabiduría y tu comercio
has multiplicado tu fortuna,
y por su fortuna se ha engreído tu corazón. Por eso, así dice el Señor Yahveh:
Porque has equiparado tu corazón al corazón de Dios, por eso, he aquí que yo traigo contra ti extranjeros,
los más bárbaros entre las naciones.
Desenvainarán la espada contra tu linda sabiduría,
y profanarán tu esplendor; te precipitarán en la fosa,
y morirás de muerte violenta
en el corazón de los mares. ¿Podrás decir aún: "Soy un dios",
ante tus verdugos?
Pero serás un hombre, que no un dios,
entre las manos de los que te traspasen. Tendrás la muerte de los incircuncisos,
a manos de extranjeros.
Porque he hablado yo, oráculo del Señor Yahveh.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El pasaje que hemos leído forma parte de las palabras que el profeta dirige a los pueblos. En este caso se trata de Tiro, una importante ciudad comercial del actual Líbano. La Palabra de Dios habla también fuera de nuestros límites habituales, es una palabra que todos pueden escuchar. Ezequiel percibe una constante en la actitud de los pueblos: la soberbia, el orgullo que lleva a exaltarse a uno mismo y la propia fuerza. Para el profeta el orgullo es el pecado original de los pueblos, lo que socava la base de la convivencia. Leemos: "Tu corazón se ha engreído y has dicho: Soy un dios..., tú que eres un hombre y no un dios". ¿En qué consiste este pecado? El corazón de aquella ciudad está lleno de soberbia por su ansia de poder, por la riqueza acumulada con el comercio. La Palabra de Dios irrumpe en la historia con su fuerza para decirnos una vez más que el pecado de orgullo, que lleva a creer en uno mismo, en el poder de uno mismo, en la fuerza, y cuyo único objetivo es el enriquecimiento de algunos en un mercado sin escrúpulos, sigue siendo aún hoy la base de muchas injusticias, guerras y desigualdades. Dios no puede tolerar esta actitud. La Palabra de Dios nos previene –como hará también Jesús– afirmando con claridad que no existe composición ni acuerdo entre servir a Dios y servir a la riqueza. La palabra profética suena como una grave advertencia: hombres y pueblos que miran solo por su interés creyéndose amos de la vida de los demás y de los bienes de la tierra "precipitarán en la fosa", "serán derribados", porque Dios "derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes", mientras que "despidió a los ricos con las manos vacías". En eso se revela quiénes somos realmente y qué deberíamos reconocer cada uno de nosotros: somos hombres pobres y débiles y no dioses todopoderosos. Ezequiel repite dos veces esta frase para advertirnos. Sabe que en el corazón de cada persona hay la tentación de ponerse en el lugar de Dios, de ser señor de la vida, en un delirio de omnipotencia. En realidad, somos frágiles, débiles, mortales. Miremos nuevamente con humildad nuestra vida para no ceder a la tentación del poder y de la riqueza, que tanto daño provocan en el mundo y que tantas injusticias y tanta miseria crean.


16/08/2016
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
FEB
19
Domingo 19 de febrero
Liturgia del domingo
FEB
20
Lunes 20 de febrero
Oración por la Paz
FEB
21
Martes 21 de febrero
Memoria de la Madre del Señor
FEB
22
Miércoles 22 de febrero
Memoria de los apóstoles
FEB
23
Jueves 23 de febrero
Memoria de la Iglesia
FEB
24
Viernes 24 de febrero
Memoria de Jesús crucificado
FEB
25
Sábado 25 de febrero
Vigilia del domingo
FEB
26
Domingo 26 de febrero
Liturgia del domingo