Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ezequiel 43,1-7

Me condujo luego hacia el pórtico, el pórtico que miraba a oriente, y he aquí que la gloria del Dios de Israel llegaba de la parte de oriente, con un ruido como el ruido de muchas aguas, y la tierra resplandecía de su gloria. Esta visión era como la que yo había visto cuando vine para la destrucción de la ciudad, y también como lo que había visto junto al río Kebar. Entonces caí rostro en tierra. La gloria de Yahveh entró en la Casa por el pórtico que mira a oriente. El espíritu me levantó y me introdujo en el atrio interior, y he aquí que la gloria de Yahveh llenaba la Casa. Y oí que alguien me hablaba desde la Casa, mientras el hombre permanecía en pie junto a mí. Me dijo: Hijo de hombre, este es el lugar de mi trono, el lugar donde se posa la planta de mis pies. Aquí habitaré en medio de los hijos de Israel para siempre; y la casa de Israel, así como sus reyes, no contaminarán más mi santo nombre con sus prostituciones y con los cadáveres de sus reyes,

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El libro de Ezequiel había empezado con la gran visión de la Gloria de Dios: Dios se manifestaba a los hombres en todo su esplendor. Pensemos en la visión que tuvieron los discípulos en el monte Tabor cuando Jesús se transfiguró ante ellos mostrándose en todo su esplendor. Jesús es la manifestación plena de la Gloria de Dios, lo que nosotros podemos contemplar de él y de su amor por nosotros. Lo dice muy bien el Evangelio de Juan en su inicio: "Y la Palabra se hizo carne y puso su Morada entre nosotros; y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Unigénito, lleno de gracia y de verdad" (Jn 1,14). Pero esta presencia extraordinaria de Dios en el mundo queda apagada por el pecado. Por eso al final del capítulo 11 el profeta Ezequiel anuncia que la gloria de Dios abandona la ciudad de Jerusalén y el Templo, el lugar donde se podía contemplar la gloria de Dios y gozar de su presencia. Ahora, después de que el Templo haya sido reconstruido y purificado (capítulos 40-42), el Señor vuelve a entrar en el Templo, su gloria lo envuelve, Él vuelve a estar en medio de su pueblo, que puede gozar de su presencia. Como Ezequiel, tampoco nosotros podemos más que caer al suelo ante la presencia extraordinaria y resplandeciente del Señor. Ninguno de nosotros puede reivindicar justicia y bondad ante la gracia de un Dios que se digna a venir a vivir entre nosotros a pesar del pecado y la insignificancia de nuestra vida. Aquí solo hombres y mujeres humildes pueden gozar de esta presencia. Los soberbios y los que confían en ellos mismos y en sus riquezas o en su poder nunca se doblegarán ante esta presencia. Se quedarán de pie, pero sobre el vacío. Los creyentes contemplan la gloria de Dios que se manifiesta en su Palabra, en la belleza de la Liturgia, en el don de la Eucaristía. Pero hay otra manifestación de la gloria de Dios: la que vemos en las llagas del crucificado que encontramos en el dolor de los pobres del mundo. Pidamos al Señor que no aleje de nosotros y del mundo su presencia tan hermosa, de la nos privamos cuando nos cerramos en nosotros mismos y en nuestro orgullo. Él siempre se nos manifiesta y nosotros abrimos los ojos y el corazón para acogerlo y disfrutar de su gloria.


20/08/2016
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
12
Lunes 12 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
13
Martes 13 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
14
Miércoles 14 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
15
Jueves 15 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
16
Viernes 16 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
17
Sábado 17 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
18
Domingo 18 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri