Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Job 3,1-3.11-17.20-23

Después de esto, abrió Job la boca y maldijo su día. Tomó Job la palabra y dijo: ¡Perezca el día en que nací,
y la noche que dijo: "Un varón ha sido concebido!" ¿Por qué no morí cuando salí del seno,
o no expiré al salir del vientre? ¿Por qué me acogieron dos rodillas?
¿por qué hubo dos pechos para que mamara? Pues ahora descansaría tranquilo,
dormiría ya en paz, con los reyes y los notables de la tierra,
que se construyen soledades; o con los príncipes que poseen oro
y llenan de plata sus moradas. O ni habría existido, como aborto ocultado,
como los fetos que no vieron la luz. Allí acaba la agitación de los malvados,
allí descansan los exhaustos. ¿Para qué dar la luz a un desdichado,
la vida a los que tienen amargada el alma, a los que ansían la muerte que no llega
y excavan en su búsqueda más que por un tesoro, a los que se alegran ante el túmulo
y exultan cuando alcanzan la tumba, a un hombre que ve cerrado su camino,
y a quien Dios tiene cercado?

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El silencio de los amigos (muchas veces –lo sabemos también por experiencia propia– no sabemos qué decir ante el dolor) se rompe con el grito de Job, que como los pobres y los enfermos de los salmos se dirige a Dios en la oración, como un gran lamento sobre el sentido de la vida de un hombre que sufre. Así empieza la gran protesta de Job, que pone en discusión la justicia divina, sin arremeter contra Dios. Es la pregunta que los hombres se hacen a lo largo de la historia: ¿por qué el justo sufre y el malvado prospera? Esta pregunta será el tema dominante del libro de la Sabiduría. Job no habla contra Dios, no lo maldice. Sabe que su Dios es el Señor de la vida. Pero ¿qué sentido tiene una vida, como la suya, que está marcada por la muerte y el dolor? Job cuestiona toda su vida, desde su nacimiento hasta su muerte. Su lenguaje es tajante y duro. Empieza maldiciendo su nacimiento, con un lenguaje que lo acerca a Jeremías (20,15-18): ¿por qué no moría antes de ver la luz, que para él no había sido más que tinieblas? Percibimos en sus palabras el drama de mucha gente que sufre, cuya vida cuelga de un hilo y que parecen inexorablemente destinados a la muerte: niños que no nacen o que están enfermos, prisioneros y condenados a muerte, enfermos terminales o ancianos abandonados. Las palabras de Job, con todo, están llenas de una gran esperanza: ayudan a reflexionar sobre el sentido de la vida y de la muerte, que parece inevitable. Nadie puede escapar de la muerte: afecta sin distinción a ricos y a pobres, a poderosos y a quienes no tienen poder alguno, al prisionero y a su verdugo, a pequeños y a mayores, al señor y al esclavo. ¿Por qué, entonces, tanto afán por uno mismo, parece decir Job? De ese modo entra en la vida del hombre el miedo, porque "me sucede lo que más temía, me encuentro con lo que más me aterraba".


27/09/2016
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
FEB
19
Domingo 19 de febrero
Liturgia del domingo
FEB
20
Lunes 20 de febrero
Oración por la Paz
FEB
21
Martes 21 de febrero
Memoria de la Madre del Señor
FEB
22
Miércoles 22 de febrero
Memoria de los apóstoles
FEB
23
Jueves 23 de febrero
Memoria de la Iglesia
FEB
24
Viernes 24 de febrero
Memoria de Jesús crucificado
FEB
25
Sábado 25 de febrero
Vigilia del domingo
FEB
26
Domingo 26 de febrero
Liturgia del domingo