Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

En la Basílica de Santa María in Trastevere se reza por los enfermos.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Gálatas 1,6-12

Me maravillo de que abandonando al que os llamó por la gracia de Cristo, os paséis tan pronto a otro evangelio - no que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren deformar el Evangelio de Cristo -. Pero aun cuando nosotros mismos o un ángel del cielo os anunciara un evangelio distinto del que os hemos anunciado, ¡sea anatema! Como lo tenemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os anuncia un evangelio distinto del que habéis recibido, ¡sea anatema! Porque ¿busco yo ahora el favor de los hombres o el de Dios? ¿O es que intento agradar a los hombres? Si todavía tratara de agradar a los hombres, ya no sería siervo de Cristo. Porque os hago saber, hermanos, que el Evangelio anunciado por mí, no es de orden humano, pues yo no lo recibí ni aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pablo empieza su Epístola a las "iglesias de Galacia" –la región central de la actual Turquía– destacando especialmente su autoridad de apóstol. Lo es no por iniciativa propia sino "por Jesucristo". Su predicación, pues, refleja la autoridad misma de Jesús y por tanto de "Dios Padre". Pablo añade además que la Epístola está escrita en unidad y de acuerdo con los hermanos, como si quisiera decir que el ministerio pastoral nunca está desligado de la comunidad y de su vida. La obertura solemne con la que empieza la Epístola responde a la seriedad del peligro en el que se encuentran aquellas comunidades. Algunos malos maestros, no solo ponían en duda la autoridad apostólica de Pablo, sino que vaciaban el corazón del "Evangelio de Cristo" que él había predicado, a saber, que la Salvación viene solo por la fe en Jesús, único salvador. Pablo sabe que este Evangelio es tan importante en el cristianismo que dice que si él mismo, o incluso un ángel o cualquier otro, predicara otro evangelio distinto, debería ser considerado un anatema. Esa firmeza nace de la preocupación por conservar la integridad del "Evangelio de Cristo". El apóstol demuestra así que él mismo es el primero en obedecer lo que ha recibido de Jesús. Por eso es radicalmente falso lo que los malos maestros quieren hacer creer de él para desacreditarlo, es decir, que él solo quiere "el favor de los hombres". El apóstol reivindica querer únicamente "el favor de Dios", precisamente porque predica solo lo que ha recibido de Jesús. Y en varias ocasiones aclara que su ministerio consiste totalmente en "servir" al Evangelio de Cristo, como repite también a los corintios: "Que la gente nos tenga por servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios. Ahora bien, lo que se exige de los administradores es que sean fieles" (1 Co 4,1s). Este ejemplo de Pablo va dirigido a todo creyente y aún más a todo ministro del Evangelio: todos debemos seguirlo si queremos ser fieles discípulos de Jesús.


03/10/2016
Oración por los enfermos


Agenda de la semana
FEB
26
Domingo 26 de febrero
Liturgia del domingo
FEB
27
Lunes 27 de febrero
Memoria de los pobres
FEB
28
Martes 28 de febrero
Memoria de la Madre del Señor
MAR
1
Miércoles 1 de marzo
Miércoles de ceniza
MAR
2
Jueves 2 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
3
Viernes 3 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
MAR
4
Sábado 4 de marzo
Vigilia del domingo
MAR
5
Domingo 5 de marzo
Liturgia del domingo