Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Gálatas 2,1-2.7-14

Luego, al cabo de catorce años, subí nuevamente a Jerusalén con Bernabé, llevando conmigo también a Tito. Subí movido por una revelación y les expuse el Evangelio que proclamo entre los gentiles - tomando aparte a los notables - para saber si corría o había corrido en vano. Antes al contrario, viendo que me había sido confiada la evangelización de los incircuncisos, al igual que a Pedro la de los circuncisos, - pues el que actuó en Pedro para hacer de él un apóstol de los circuncisos, actuó también en mí para hacerme apóstol de los gentiles - y reconociendo la gracia que me había sido concedida, Santiago, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos tendieron la mano en señal de comunión a mí y a Bernabé: nosotros nos iríamos a los gentiles y ellos a los circuncisos; sólo que nosotros debíamos tener presentes a los pobres, cosa que he procurado cumplir con todo esmero. Mas, cuando vino Cefas a Antioquía, me enfrenté con él cara a cara, porque era digno de reprensión. Pues antes que llegaran algunos del grupo de Santiago, comía en compañía de los gentiles; pero una vez que aquéllos llegaron, se le vio recatarse y separarse por temor de los circuncisos. Y los demás judíos le imitaron en su simulación, hasta el punto de que el mismo Bernabé se vio arrastrado por la simulación de ellos. Pero en cuanto vi que no procedían con rectitud, según la verdad del Evangelio, dije a Cefas en presencia de todos: «Si tú, siendo judío, vives como gentil y no como judío, ¿cómo fuerzas a los gentiles a judaizar?»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pablo, tras haber narrado la llamada que había recibido de Dios para anunciar el Evangelio a los paganos, escribe a los gálatas para explicarles que ha vuelto a Jerusalén para confrontarse con los apóstoles. Sabe perfectamente que el "carisma" que ha recibido de Dios es para edificar a la Iglesia y no para realizarse personalmente. Vuelve a Jerusalén tras catorce años de ministerio, acompañado por Bernabé y Tito. Pablo discute sobre su actividad misionera con las "columnas" de la Comunidad, para evitar correr "en vano". No es que Pablo dudara del Evangelio que predicaba –en absoluto–, pero sabía que la Iglesia se construye en la comunión y no en el protagonismo personal. En Jerusalén debate libremente con los demás apóstoles sobre el valor de la ley. Pablo recibe la confirmación de su actividad pastoral por parte de los apóstoles que –es importante destacarlo– le hicieron una sola recomendación: "nos pidieron que nos acordáramos de los pobres". Y Pablo: "cosa que he procurado cumplir". Sin duda es significativo que al terminar un debate teológico-pastoral tan intenso haya concordia sobre la urgencia de "acordarse de los pobres". El amor, corazón de la fe cristiana y por tanto de la salvación, tiene en el recuerdo de los pobres uno de los ejes centrales. Pablo recuerda a los gálatas su oposición a Pedro cuando este fue a Antioquía. Lo acusó de no tener un comportamiento lineal: por una parte solía sentarse a la mesa –también la eucarística– con los etnicocristianos; y por otra, cuando llegaban los judeocristianos de Jerusalén, se abstenía de participar en los encuentros. Pablo sabía que Pedro se comportaba así "por miedo" y no por convicción. Pero aquella actitud comportaba una división profunda en la comunidad de Antioquía, porque daba prevalencia a los judeocristianos. Efectivamente, también Bernabé, que ya se había acostumbrado a tener relación con los etnicocristianos, se vio influido por aquella actitud. Pablo lo remarca con amargura: también él "se vio arrastrado a la simulación". El apóstol, temiendo que en las comunidades de Galacia pudiera repetirse lo que había pasado en Antioquía, interviene con gran decisión. Pero si en Antioquía había sido suficiente señalar la incoherencia de Pedro (2,14), en Galacia había que demostrar claramente que ese comportamiento mellaba el mismo corazón de la fe. Un comportamiento ambiguo, como el de Pedro, hacía inútil la misma obra de Jesús, que había abatido el muro que separaba a los judíos de los gentiles. Cristo, de hecho, "de los dos pueblos hizo uno, derribando el muro divisorio, la enemistad, y anulando en su carne la Ley con sus mandamientos y sus decretos" (Ef 2,14s). La comunidad cristiana ya no está dividida a causa de la ley: la única Iglesia de Dios está formada por judíos y por gentiles. Siguiendo a Cristo se hace realidad la reconciliación entre los hombres, entre los pueblos, entre las culturas Por eso Pablo aclara a Pedro que su ambigua conducta habría tenido consecuencias devastadoras para todos: "Si tú, siendo judío, vives como gentil y no como judío, ¿cómo fuerzas a los gentiles a que vivan como judíos?" (2,14). No hay que cargar pesos inútiles a hombros de los cristianos provenientes del paganismo, pudiendo incluso impedir, además, que otros entren en la comunidad cristiana. Cristo es la paz y por eso la edifica entre los hombres.


05/10/2016
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri