Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Gálatas 3,7-14

Tened, pues, entendido que los que viven de la fe, ésos son los hijos de Abraham. La Escritura, previendo que Dios justificaría a los gentiles por la fe, anunció con antelación a Abraham esta buena nueva: En ti serán bendecidas todas las naciones. Así pues, los que viven de la fe son bendecidos con Abraham el creyente. Porque todos los que viven de las obras de la ley incurren en maldición. Pues dice la Escritura: Maldito todo el que no se mantenga en la práctica de todos los preceptos escritos en el libro de la Ley. - Y que la ley no justifica a nadie ante Dios es cosa evidente, pues el justo vivirá por la fe; pero la ley no procede de la fe, sino que quien practique sus preceptos, vivirá por ellos - Cristo nos rescató de la maldición de la ley, haciéndose él mismo maldición por nosotros, pues dice la Escritura: Maldito todo el que está colgado de un madero, a fin de que llegara a los gentiles, en Cristo Jesús, la bendición de Abraham, y por la fe recibiéramos el Espíritu de la Promesa.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pablo indica a los gálatas que Abrahán tuvo una descendencia tan numerosa como las estrellas del firmamento (cf. Gn 15,5) solo por su fe, y no por sus cualidades o sus fuerzas. Tanto es así que era imposible que él tuviera ni un solo hijo de Sara. Sin embargo Abrahán creyó en la promesa de Dios y recibió el don de un hijo. De hecho, ya el judaísmo había destacado la fe de Abrahán, pero se centraba sobre todo en cada uno de los actos, mediante los que había seguido la ley. En ese sentido, el judaísmo hablaba de una "filiación de Abrahán", que significaba algo más que la simple descendencia física: era un verdadero hijo de Abrahán aquel que seguía las prescripciones de la ley. Pablo, en cambio, considera que la fe de Abrahán consiste en abandonarse totalmente a Dios. Esa es la "fe" que Dios exige al hombre. Así pues, los hijos de Abrahán son "los que creen", es decir, aquellos que viven de la fe. Ellos, y no otros, pueden atribuirse dicho título. Para el apóstol, Abrahán es la figura de lo que iba a producirse en la plenitud de los tiempos con Jesús. En la "fe" de Abrahán Dios bendecía y justificaba a todos los pueblos, a todos aquellos que "por fe" se confiaron a Dios en Cristo Jesús: "Los que creen son bendecidos con Abrahán el creyente". Por el contrario, los que se confiaban a la observancia de la ley continuaban en la desgracia, pues quien transgredía un solo precepto quedaba expuesto a la maldición. En realidad, afirma Pablo, las Escrituras muestran el verdadero camino hacia la justicia cuando afirma que el justo obtiene la vida "por la fe". El amor de Cristo "nos rescató de la maldición de la ley". Él, con su muerte en cruz, se hizo "maldición por nosotros". Aquel que no tenía pecado cargó con los pecados del mundo. Él que era santo cayó en la maldición para liberarnos de la maldición de la ley. En Jesús la "bendición de Abrahán" llega a todos, a todas las personas, independientemente de su raza, su lengua o su cultura. Nosotros, como escribe Pablo a los gálatas, hemos entrado en la salvación cuando mediante la fe, recibimos "el Espíritu de la promesa". Y a los romanos les puede decir: "La ley del espíritu que da la vida en Cristo Jesús te liberó de la ley del pecado y de la muerte" (Rm 8,2).


07/10/2016
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri