Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Filipenses 2,1-4

Así, pues, os conjuro en virtud de toda exhortación en Cristo, de toda persuasión de amor, de toda comunión en el Espíritu, de toda entrañable compasión, que colméis mi alegría, siendo todos del mismo sentir, con un mismo amor, un mismo espíritu, unos mismos sentimientos. Nada hagáis por rivalidad, ni por vanagloria, sino con humildad, considerando cada cual a los demás como superiores a sí mismo, buscando cada cual no su propio interés sino el de los demás.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pablo exhorta a los cristianos de Filipos a vivir en el amor. Se preocupa como un padre por que sus hijos estén unidos. No dejemos que crezcan entre ellos semillas de división, de enfrentamientos y de contraposición (y sabemos que es fácil hacerlo). Todos debemos y podemos aprender a vivir en el amor. Y las palabras del apóstol nos ayudan a entender qué significa realmente amarse. Todos podemos aprender a vivirlo en cada época de nuestra vida. Podemos vivir en el amor solo si nos mueve la humildad y no la vanagloria, solo si buscamos el interés de los demás por encima del nuestro. El apóstol aborda aquí uno de los temas centrales de su discurso a los filipenses: solo obtenemos la unidad y la santidad en la medida en la que fijamos nuestra mirada en Jesús y tenemos en nuestro interior "los mismos sentimientos que Cristo". El cristiano es sobre todo aquel que modela su corazón según los sentimientos de Jesús, su mente según los pensamientos de Jesús y su vida según la vida de Jesús. El discípulo imita en todo al Maestro, lo sigue, lo escucha y no deja jamás de ser discípulo. En su vida Jesús, lo sabemos, experimentó la kenosis, es decir, se rebajó. Él, que era Dios, se humilló hasta hacerse siervo, aceptando la muerte, y una muerte en cruz, para mantenerse fiel a su decisión de amor, y salvar así el mundo. Su decisión de rebajarse hasta hacerse siervo no fue un falso humilismo, sino la consecuencia de un amor por los hombres que no tuvo límite alguno. Por ese amor Dios ensalzó a Jesús, es decir, lo liberó de los lazos de la muerte. Y en el nombre de Jesús todos pueden encontrar la salvación. La invitación del apóstol es muy concreta, como una regla que debe orientar toda la vida: que cada uno con toda humildad considere a los demás superiores a sí mismo. Es una regla muy práctica para ser feliz, porque nos ayuda a descubrir al prójimo, nos acostumbra a darle importancia, a no despreciarle, como hacemos cuando buscamos la brizna o emitimos juicios. Sigamos a Jesús, el más grande, que se hizo siervo para hacernos grandes. Porque el más grande es aquel que hace grandes a los demás.


31/10/2016
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
ENE
15
Domingo 15 de enero
Liturgia del domingo
ENE
16
Lunes 16 de enero
Oración por la Paz
ENE
17
Martes 17 de enero
Memoria de la Madre del Señor
ENE
18
Miércoles 18 de enero
Memoria de los santos y de los profetas
ENE
19
Jueves 19 de enero
Memoria de la Iglesia
ENE
20
Viernes 20 de enero
Memoria de Jesús crucificado
ENE
21
Sábado 21 de enero
Vigilia del domingo
ENE
22
Domingo 22 de enero
Liturgia del domingo