Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Apocalipsis 1,1-5; 2,1-5

Revelación de Jesucristo; se la concedió Dios para manifestar a sus siervos lo que ha de suceder pronto; y envió a su Ángel para dársela a conocer a su siervo Juan, el cual ha atestiguado la Palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo: todo lo que vio. Dichoso el que lea y los que escuchen las palabras de esta profecía y guarden lo escrito en ella, porque el Tiempo está cerca. Juan, a las siete Iglesias de Asia. Gracia y paz a vosotros de parte de «Aquel que es, que era y que va a venir», de parte de los siete Espíritus que están ante su trono, y de parte de Jesucristo, el Testigo fiel, el Primogénito de entre los muertos, el Príncipe de los reyes de la tierra. Al que nos ama y nos ha lavado con su sangre de nuestros pecados Al Ángel de la Iglesia de Éfeso, escribe: Esto dice el que tiene las siete estrellas en su mano derecha, el que camina entre los siete candeleros de oro. Conozco tu conducta: tus fatigas y paciencia; y que no puedes soportar a los malvados y que pusiste a prueba a los que se llaman apóstoles sin serlo y descubriste su engaño. Tienes paciencia: y has sufrido por mi nombre sin desfallecer. Pero tengo contra ti que has perdido tu amor de antes. Date cuenta, pues, de dónde has caído, arrepiéntete y vuelve a tu conducta primera. Si no, iré donde ti y cambiaré de su lugar tu candelero, si no te arrepientes.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

En estas dos semanas del año litúrgico, la primera lectura de la Misa de cada día nos presenta algunas páginas del Apocalipsis (un término que literalmente significa "revelación"). Podríamos decir que toda la Sagrada Escritura es una revelación del misterio de amor de Dios. Este último libro del Nuevo Testamento revela el misterio del amor de Jesús que ha venido a salvar al mundo del pecado y de la muerte mediante su muerte y su resurrección. El libro –como indica el autor, que según la tradición es Juan– también es una "profecía" (v. 3), en el sentido que revela el sentido de la vida, de aquel hilo conductor del amor de Dios que atraviesa y cohesiona la maraña de la historia humana hasta su cumplimiento en el cielo. Al terminar el texto, Juan utiliza palabras similares a las del inicio: "El Señor Dios, que inspira a los profetas, ha enviado a su ángel para manifestar a sus siervos lo que ha de suceder pronto. Mira, vengo pronto. Dichoso el que guarde las palabras proféticas de este libro" (22,6-7). Jesús le comunica a Juan lo que ha recibido del Padre a través de un ángel. En efecto, siempre hace falta un ángel para oír y comprender el misterio de Dios. Ya el profeta Amós decía: "Nada hace el Señor sin revelar su secreto a sus siervos los profetas" (3,7). La revelación, efectivamente, nunca es un proceso cerrado en cada uno de nosotros, no es una especie de autorrevelación. Todos somos invitados a salir de nosotros mismos y a ponernos a escuchar a Otro. El Señor envía siempre a un ángel que nos habla y nos explica el Evangelio. Y aquel que, a su vez, lo comunica, como Juan, se convierte en un "siervo" de aquella palabra: no es enviado a comunicarse a sí mismo, sino a comunicar la Palabra de Dios, la voluntad de Dios, el pensamiento de Dios y los acontecimientos inminentes, "lo que ha de suceder pronto" (v. 1). Por eso Juan puede pronunciar la primera de las siete bienaventuranzas que atraviesan este libro: "dichoso el que lea y los que escuchen las palabras de esta profecía". Es una invitación personal ("dichoso el que lea") y al mismo tiempo común ("los que escuchen") a escuchar a Aquel que habla. La Palabra de Dios debe escucharse personalmente para que se creen aquellos vínculos que permiten que un grupo de extraños se conviertan en una comunidad de creyentes.


14/11/2016
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri