Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Apocalipsis 4,1-11

Después tuve una visión. He aquí que una puerta estaba abierta en el cielo, y aquella voz que había oído antes, como voz de trompeta que hablara conmigo, me decía: «Sube acá, que te voy a enseñar lo que ha de suceder después». Al instante caí en éxtasis. Vi que un trono estaba erigido en el cielo, y Uno sentado en el trono. El que estaba sentado era de aspecto semejante al jaspe y a la cornalina; y un arcoiris alrededor del trono, de aspecto semejante a la esmeralda. Vi veinticuatro tronos alrededor del trono, y sentados en los tronos, a veinticuatro Ancianos con vestiduras blancas y coronas de oro sobre sus cabezas. Del trono salen relámpagos y fragor y truenos; delante del trono arden siete antorchas de fuego, que son los siete Espíritus de Dios. Delante del trono como un mar transparente semejante al cristal. En medio del trono, y en torno al trono, cuatro Vivientes llenos de ojos por delante y por detrás. El primer Viviente, como un león; el segundo Viviente, como un novillo; el tercer Viviente tiene un rostro como de hombre; el cuarto viviente es como un águila en vuelo. Los cuatro Vivientes tienen cada uno seis alas, están llenos de ojos todo alrededor y por dentro, y repiten sin descanso día y noche: «Santo, Santo, Santo,
Señor, Dios Todopoderoso,

"Aquel que era, que es y que va a venir".» Y cada vez que los Vivientes dan gloria, honor y acción de gracias al que está sentado en el trono y vive por los siglos de los siglos, los veinticuatro Ancianos se postran ante el que está sentado en el trono y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y arrojan sus coronas delante del trono diciendo: «Eres digno, Señor y Dios nuestro,
de recibir la gloria, el honor y el poder,
porque tú has creado el universo;
por tu voluntad, no existía y fue creado.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan nos introduce en la parte central del Apocalipsis, en una auténtica teofanía cuyo contenido –a través de imágenes extraídas del templo y de escenas del Antiguo Testamento– hace referencia a la revelación del diseño de Dios sobre la historia. La vida de los hombres y de los pueblos, a pesar de ser atormentada y dramática a menudo, no queda a merced de un destino ciego. Al contrario, está en las manos fuertes y misericordiosas de Dios, situado en el centro de la visión y de la historia humana. El trono de Dios está rodeado por veinticuatro ancianos. En ellos podemos ver representados de manera conjunta a las doce tribus de Israel y a los doce apóstoles, como indicando la totalidad del pueblo de Dios que llega a la Jerusalén celestial. Juan ve también, "en medio del trono y en torno al trono", a cuatro "vivientes" que entonan juntos un himno litúrgico dirigido al Señor de la creación y de la historia (vv. 8-11) que se abre con el "trisagio", el tres veces "Santo" elevado a Aquel que está sentado en el trono, evocando así las palabras de la vocación de Isaías (6,3). Es la Liturgia del cielo que refleja las liturgias que las comunidades de creyentes celebran cada domingo, mientras esperan el domingo sin ocaso en el que estaremos ante Dios cara a cara. Los cuatro vivientes, por las imágenes con las que son representados, hacen pensar en los signos del Zodíaco, pero la tradición de la Iglesia, empezando por Ireneo de Lión, los convirtió en los símbolos de los cuatro evangelistas. En efecto, podemos comparar aquellos "ojos" que tienen "todo alrededor" con la luz del Evangelio que ilumina nuestro corazón para que podamos comprender el misterio del amor de Dios que actúa en la historia de los hombres. Con los ojos iluminados por los cuatro evangelios podemos sentirnos –ya ahora, mientras somos peregrinos en la tierra– junto al trono del cielo y unirnos al canto de todos aquellos que desean "ver" el rostro de Dios.


16/11/2016
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri