change language
usted está en: home - ecumenis...diálogo - encuentr...r la paz - chipre 2008 cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

Sant'Egidio y el gobierno alemán firman un acuerdo para una mayor colaboración en temas de paz y lucha contra la pobreza

Dichiarazione congiunta tra il Ministro tedesco della Cooperazione Gerd Müller e il Presidente della Comunità Marco Impagliazzo

Oración Ecuménica de Sant’Egidio de El Salvador en memoria del beato Óscar Romero, obispo y mártir salvadoreño

Ejemplos de convivencia e integración en las periferias multiétnicas de Bélgica

Las iniciativas de Sant'Egidio en Amberes

El papa Francisco en San Bartolomé para orar en recuerdo de los Nuevos Mártires. TEXTO, VÍDEO, FOTOS

30/05/2017
Memoria de la Madre del Señor

La oración cada día


 
versión para imprimir
16 Noviembre 2008 09:30 | Agia Sophia Church

Saludo del Prof. Andrea Riccardi



Andrea Riccardi


Historiador, Fundador de la Comunidad de Sant'Egidio

Excelencias,

Estamos al inicio de este nuestro congreso “La civilización de la paz. Religiones y culturas en diálogo”. Agradezco a Su Excelencia el Arzobispo Crisóstomo que ha querido que este congreso se celebrara aquí en Chipre y que nos ha invitado a participar en esta Santa Liturgia del Domingo. La Comunidad de Sant’Egidio está agradecida de la participación de tantos Primados y Obispos ortodoxos, y aprovecha la ocasión para saludar a todos los cardenales y obispos aquí presentes.

¿Qué mejor inauguración para nuestros trabajos, para nosotros cristianos, que la Divina Liturgia de San Juan Crisóstomo? Esta liturgia nos lleva al corazón verdadero de la paz que es el mismo Cristo: “Porque él es nuestra paz: el que de dos pueblos hizo uno, derribando el muro divisorio” (Ef 2, 14).

La civilización de la paz, para nosotros, empieza aquí: del vivir y escuchar la palabra de Jesús, nuestra paz. La Liturgia es fuente de energías de paz y de amor. Vivimos en un mundo de dificultades, de divisiones, de violencias, de muros, de injusticias, de miserias. Quizás nos sentimos desanimados, hace falta mucho camino y los obstáculos son muy grandes. ¿Qué pueden hacer nuestras humildes fuerzas? Pero la paz es un don de Dios. La Liturgia, que hemos celebrado, nos lleva de hecho al reino de Cristo, el verdadero mundo de paz, es más, la verdadera civilización de la paz. Nos recuerda que la paz es ante todo un don de Dios, que nosotros tenemos que pedirle orando, amando, perdonando.

La belleza de la Divina Liturgia, que se celebra en la Iglesia de Chipre con mucho amor y según la tradición, nos muestra que la paz es bella, deseable. La liturgia transfigura los hombres, las mujeres, los pueblos. ¡Que la oración de esta Santa Liturgia pueda transfigurar nuestro mundo y convertirlo en una tierra de paz!