Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primera Pedro 4,7-11

El fin de todas las cosas está cercano. Sed, pues, sensatos y sobrios para daros a la oración. Ante todo, tened entre vosotros intenso amor, pues el amor cubre multitud de pecados. Sed hospitalarios unos con otros sin murmurar. Que cada cual ponga al servicio de los demás la gracia que ha recibido, como buenos administradores de las diversas gracias de Dios. Si alguno habla, sean palabras de Dios; si alguno presta un servicio, hágalo en virtud del poder recibido de Dios, para que Dios sea glorificado en todo por Jesucristo, a quien corresponden la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

"El fin de todas las cosas está cercano", escribe Pedro en su epístola. Y con esas palabras no se refiere a una desgracia que hay que soportar, sino a un gran acontecimiento hacia el que hay que ir sin demora con temor y también con alegría. Debemos estar vigilantes si queremos recibir ese momento como un tiempo oportuno. El fin de todas las cosas no debe aplazarse a un momento distante de nuestra vida. En realidad, el tema del "fin del mundo" debe ser interpretado en relación al final de nuestros días. Es más, podríamos decir que para nosotros cada día es el momento final, el día que ya no vuelve y por tanto, de algún modo, el día decisivo y definitivo. Los cristianos deberíamos vivir cada día como si fuera el último, entre otras cosas porque no sabemos cuándo llegará la muerte. La vigilancia, pues, no debe ejercerse solo un momento, sino todos los días. Pero estar vigilante no se hace de manera abstracta, o retirándose quién sabe dónde. Estar vigilante se hace perseverando en la oración y viviendo con amor. El apóstol añade, para nuestro consuelo, que el amor cubre un gran número de pecados, y cita Pr 10,12: "El odio provoca pendencias, el amor disculpa toda ofensa". El único camino para vencer al odio que divide es el amor. Quien ama a los hermanos y las hermanas, quien sirve a los pobres y a los débiles, quien se preocupa por los demás prepara también su salvación. Es una convicción que está presente en toda la tradición espiritual de la Iglesia. Además, el mismo Jesús la explicita cuando afirma que la salvación depende del amor hacia los pobres, como explica en el capítulo 25 del Evangelio de Mateo. Todos somos llamados a administrar nuestra vida gastándola por los demás. Pedro, entre los distintos modos de servir a la comunidad, menciona dos que ya encontramos en los Hechos de los Apóstoles: el servicio de la Palabra de Dios y el de las mesas. Es una invitación a redescubrir la centralidad de la oración y de la caridad: las dos vías por las que avanza la salvación. Pero todo cuanto hemos recibido como don debe estar al servicio de los demás. Podríamos decir de algún modo que la vida es un tiempo en el que devolver la deuda de amor que cada día tenemos con Dios. Por eso cubre los pecados y reconcilia con el Señor.


21/07/2012
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo