Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Fiesta de la natividad de María, madre del Señor La tradición franciscana recuerda hoy la visita de paz que hizo Francisco a Damieta para ver al sultán Malek-al-Kamel. Oración para que surjan trabajadores de paz y de diálogo.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 1,1-16.18-23

Libro de la generación de Jesucristo,
hijo de David, hijo de Abraham: Abraham engendró a Isaac,
Isaac engendró a Jacob,
Jacob engendró a Judá y a sus hermanos, Judá engendró, de Tamar, a Fares y a Zara,
Fares engendró a Esrom,
Esrom engendró a Aram, Aram engendró a Aminadab,
Aminadab engendró a Naassón,
Naassón engendró a Salmón, Salmón engendró, de Rajab, a Booz,
Booz engendró, de Rut, a Obed,
Obed engendró a Jesé, Jesé engendró al rey David.
David engendró, de la que fue mujer de Urías, a Salomón, Salomón engendró a Roboam,
Roboam engendró a Abiá,
Abiá engendró a Asaf, Asaf engendró a Josafat,
Josafat engendró a Joram,
Joram engendró a Ozías, Ozías engendró a Joatam,
Joatam engendró a Acaz,
Acaz engendró a Ezequías, Ezequías engendró a Manasés,
Manasés engendró a Amón,
Amón engendró a Josías, Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos,
cuando la deportación a Babilonia. Después de la deportación a Babilonia,
Jeconías engendró a Salatiel,
Salatiel engendró a Zorobabel, Zorobabel engendró a Abiud,
Abiud engendró a Eliakim,
Eliakim engendró a Azor, Azor engendró a Sadoq,
Sadoq engendró a Aquim,
Aquim engendró a Eliud, Eliud engendró a Eleazar,
Eleazar engendró a Mattán,
Mattán engendró a Jacob, y Jacob engendró a José, el esposo de María,
de la que nació Jesús, llamado Cristo. La generación de Jesucristo fue de esta manera: Su madre, María, estaba desposada con José y, antes de empezar a estar juntos ellos, se encontró encinta por obra del Espíritu Santo. Su marido José, como era justo y no quería ponerla en evidencia, resolvió repudiarla en secreto. Así lo tenía planeado, cuando el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.» Todo esto sucedió para que se cumpliese el oráculo del Señor por medio del profeta: Ved que la virgen concebirá y dará a luz un hijo,
y le pondrán por nombre Emmanuel,

que traducido significa: «Dios con nosotros.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La fiesta que celebramos hoy es una fiesta que comparten las Iglesias de Oriente y la de Occidente. La fecha del 8 de septiembre es la fecha de la dedicación de la basílica de Santa Ana de Jerusalén, que se erige en el lugar en el que, según una antigua tradición, residían Joaquín y Ana, padres de María. En las Iglesias bizantinas se dice de María que es la "tierra del cielo", es decir, el seno que la humanidad ofreció al Señor. En este contexto hay que comprender la página evangélica que hemos escuchado, es decir, la genealogía de Jesús a la que se puede unir el pasaje siguiente referente a la perplejidad de José. La lista de nombres indica que toda la humanidad esperaba el nacimiento de la Palabra en el seno de María. No se trata de una árida lista. La retahíla de nombres quieren indicar que Jesús no viene como alguien ajeno a la historia de los hombres (por eso mismo el evangelista introduce en la lista a representantes del paganismo y a mujeres nada ejemplares). Jesús está en la historia de los hombres; forma parte de nuestras generaciones. Él nació de una mujer, de María, a la que Dios eligió como madre de su hijo. El Evangelio subraya que el nacimiento de Jesús es realmente extraordinario y fuera de toda regla. Lo demuestra la reacción de José, totalmente justificada desde un punto de vista humano. Pero el ángel, en sueños, le revela la realidad de lo que está sucediendo. La Palabra de Dios hace ver más allá de lo que nosotros vemos (ese es el sentido del "sueño" en la Escritura) y nos ayuda a tomar con nosotros a María (la comunidad) y el misterio que encierra. José se despertó e hizo lo que le había dicho el ángel.


08/09/2012
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
23
Lunes 23 de octubre
Memoria de los pobres
OCT
24
Martes 24 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
25
Miércoles 25 de octubre
Memoria de los santos y de los profetas
OCT
26
Jueves 26 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
27
Viernes 27 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
28
Sábado 28 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
29
Domingo 29 de octubre
Liturgia del domingo