Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

1Crónicas 14,1-17

Jiram, rey de Tiro, envió a David mensajeros y maderas de cedro, y también albañiles y carpinteros, para edificarle una casa. Y conoció David que Yahveh le había confirmado como rey de Israel, pues había ensalzado su realeza por amor a Israel su pueblo. Tomó David otras mujeres en Jerusalén y engendró mas hijos e hijas. Estos son los nombres de los que tuvo en Jerusalén: Sammúa, Sobab, Natán, Salomón, Yibjar, Elisúa, Elpálet, Nógah, Néfeg, Yafía, Elisamá, Baalyadá y Elifélet. Cuando los filisteos oyeron que David había sido ungido rey sobre todo Israel, subieron todos en su busca. Lo supo David y les salió al paso. Llegaron los filisteos y se desplegaron por el valle de Refaím. Consultó David a Dios, diciendo: "¿Debo subir contra los filisteos? ¿Los entregarás en mis manos?" Yahveh le respondió: "Sube, pues yo los entregaré en tu mano." Y subieron a Baal Perasim, donde David los derrotó. Dijo entonces David: "Dios ha abierto brecha entre mis enemigos por mi mano, como una brecha de aguas." Por eso se llamó a aquel lugar Baal Perasim. Abandonaron allí a sus ídolos, y dijo David: "Arrojadlos al fuego." Otra vez invadieron los filisteos el valle, y David volvió a consultar a Dios, y Dios le contestó: "No subas contra ellos: da un rodeo y atácalos frente a las balsameras. Y cuando oigas el ruido de pasos en la copa de las balsameras, saldrás a la batalla, porque Dios sale delante de ti para derrotar el campamento de los filisteos." Hizo David como le había mandado Dios, y derrotaron al campamento de los filisteos desde Gabaón hasta Guézer. La fama de David se extendió por todas las regiones, pues Yahveh le hizo temible a todas las naciones.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Cronistas interrumpe aquí la narración del transporte del arca -que durante tres meses permanece en casa de Quiriat Yearín- y narra tres episodios de la vida de David. El primero y el tercero (la construcción de la casa y la victoria sobre los filisteos) se produjeron antes del transporte del arca, mientras que el segundo (el nacimiento de los hijos en Jerusalén), tiene lugar tras la conquista de la ciudad. El autor retoma lo que ya se narra en el segundo libro de Samuel (5,11-25), pero con retoque en los detalles literarios, históricos y teológicos. Su objetivo es mostrar que el Señor está al lado de David en todo lo que hace, ya sea en el ámbito de la construcción, en el familiar o en el militar. La construcción de la casa es un regalo que recibe del rey de Tiro que envió madera de cedro, albañiles y carpinteros. Es un acto de homenaje que hizo comprender a David hasta qué punto lo exaltaba el Señor ante los demás reyes. Con los filisteos la protección de Dios se manifestó en la ayuda recibida por David y que le permitió derrotarles. "Oyeron los filisteos que David había sido ungido rey de todo Israel y subieron todos en su busca" (v. 8). Recordar la unción real de David significa reconocerlo a modo del Mesías, llamado a gobernar el pueblo de Israel. David, mostrando la confianza total en el Señor, pensó en enfrentarse a los filisteos pero no sin haberlo "consultado" antes con Dios. Y lo hizo dos veces que los filisteos intentaban derrotarle invadiendo el valle de Refaín. Cuando el rey vio aquella invasión "consultó a Dios, diciendo: ¿Debo subir contra los filisteos? ¿Los entregarás en mis manos? El Señor le respondió: Sube, pues yo los entregaré en tu mano" (vv. 9-10). Tras la derrota los filisteos intentaron un nuevo ataque. Y por segunda vez "David volvió a consultar a Dios". La respuesta no se hizo esperar. Esta vez el Señor sugirió a David incluso la estrategia con la que debía atacar a su enemigo. No se puede afirmar con mayor claridad que Dios guía a su siervo hacia la victoria. "Hizo David -dice el texto- como le había mandado Dios, y derrotaron al campamento de los filisteos desde Gabaón hasta Guézer" (v. 16). La obediencia al Señor dio al rey David la victoria sobre los filisteos e hizo que los demás pueblos lo temieran, como apunta el texto: "El Señor le hizo temible a todas las naciones" (v. 17). La indicación sobre los trece hijos que David engendró en Jerusalén también quiere mostrar la predilección de Dios por su rey. El autor, no obstante, para salvaguardar la gloria de David -que es un pilar de toda la narración de las Crónicas- omite recordar a las concubinas, como, en cambio, se escribe en el segundo libro de Samuel (5,13). Pero una de las principales intenciones de las Crónicas es mostrar la centralidad de David y del Templo para reforzar la identidad de Israel como el único pueblo del Señor.


22/09/2012
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo