Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

2Crónicas 27,1-9

Tenía Jotam veinticinco años cuando comenzó a reinar, y reinó dieciséis años en Jerusalén. Su madre se llamaba Yerusá, hija de Sadoq. Hizo lo recto a los ojos de Yahveh, enteramente como lo hizo su padre Ozías, salvo que no penetró en el Templo de Yahveh. El pueblo, sin embargo, seguía corrompiéndose. Construyó la Puerta Superior de la Casa de Yahveh, e hizo muchas obras en los muros de Ofel. Edificó también ciudades en la montaña de Judá, y edificó castillos y torres en las tierras de labor. Hizo guerra contra el rey de los ammonitas, a los que venció. Los ammonitas le dieron aquel año cien talentos de plata, 10.000 cargas de trigo y 10.000 de cebada. Los ammonitas le trajeron lo mismo el año segundo y el tercero. Jotam llegó a ser poderoso, porque se afirmó en los caminos de Yahveh su Dios. El resto de los hechos de Jotam, todas sus guerras y sus obras, están escritos en el libro de los reyes de Israel y de Judá. Tenía veinticinco años cuando comenzó a reinar, y reinó dieciséis años en Jerusalén. Acostóse Jotam con sus padres, y le sepultaron en la Ciudad de David. En su lugar reinó su hijo Ajaz.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

"Hizo lo recto a los ojos del Señor". Con esta afirmación empieza la breve narración del reinado de Jotam. El - nota el Cronista - obedeció a la ley del Señor, como también lo había hecho su padre Ozías. Pero, al contrario de su padre, Jotam no entró en el santuario: respetó los preceptos relativos al culto del templo y no quebró las prerrogativas de los sacerdotes. Al contrario, restauró la puerta del templo, probablemente la llamada Benjamín, para que el templo fuera más digno para el culto del Señor. Y recibió la bendición por ello. Jotam aparece como un buen rey que obedece a Dios y realiza obras útiles para el reino. En este sentido se nombran las obras que hizo en los muros de Ofel, las ciudades que edificó y los castillos y torres que construyó en el territorio del reino. Sus éxitos militares - de los que casi no se habla en habla militarmente - se presentan como fuente de riqueza. Nota el Cronista: "Jotám llegó a ser poderoso, porque se afirmó en los caminos del Siñor, su Dios" (v. 6). La descripción de la muerte y funerales de Jotám como la indicación del sucesor siguen la fórmula tradicional. A diferencia de los reinados de los reyes precedentes que han vivido periodos positivos y negativos, Jotám es completamente positivo, como Salomón. Si los reyes anteriores eran ejemplos que no hay que imitar, el breve relato de la vida de Jotám es una propuesta diferente, mejor a los ojos de la comunidad en la que vive el autor. El verdadero israelita, el verdadero creyente, tanto el rey como el súbdito, es aquel que no antepone nada al amor del Señor, que vive continuamente en su presencia y uniforma sus proyectos a la voluntad de Dios. Jotam no atribuyó los éxitos a su persona, enorgulleciéndose como había hecho su padre, sino que permaneció humilde ante el Señor. Es el ideal propuesto a todos los creyentes, independientemente del lugar que se ocupa en la escala social. Tanto al rey como al último de los ciudadanos - subraya el Cronista - se les pide que obedezcan y den gloria sólo al Señor.


17/11/2012
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo