Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hebreos 12,12-17

Por tanto, levantad las manos caídas y las rodillas entumecidas y enderezad para vuestros pies los caminos tortuosos, para que el cojo no se descoyunte, sino que más bien se cure. Procurad la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. Poned cuidado en que nadie se vea privado de la gracia de Dios; en que ninguna raíz amarga retoñe ni os turbe y por ella llegue a inficionarse la comunidad. Que no haya ningún fornicario o impío como Esaú, que por una comida vendió su primogenitura. Ya sabéis cómo luego quiso heredar la bendición; pero fue rechazado y no logró un cambio de parecer, aunque lo procuró con lágrimas.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El autor pide a la comunidad cristiana, que corría el riesgo de debilitarse en la fe, que recupere el vigor evangélico: «robusteced las manos caídas y las rodillas vacilantes y enderezad para vuestros pies los caminos tortuosos, para que el cojo no se descoyunte, sino que más bien se cure» (12,12). Es una exhortación que recuerda que la educación es indispensable en la vida de los discípulos. Seguir al Señor, de hecho, requiere que cada discípulo cambie su corazón, modifique sus pensamientos, se deje guiar por el Evangelio más que por su propio orgullo, o bien por sus propios instintos y costumbres. Solo obedeciendo al Evangelio y a su pedagogía podemos crecer en sabiduría y en amor. Es la gran cuestión del arte pastoral, como la llamaban los Padres de la Iglesia. Se trata de un compromiso referido prioritariamente a los «pastores», es decir, los responsables de la comunidad, para que trabajen por el crecimiento interior de los creyentes. En realidad, cada discípulo está llamado a corregirse a sí mismo y a ayudar a los demás a crecer en la fe y en la santidad. El autor pide a todos los cristianos que velen para que «nadie se vea privado de la gracia de Dios». Se podría decir que toda la comunidad está llamada a vigilar, es decir, a ejercer la tarea «episcopal» (el episcopos es el que vigila –literalmente, el que mira desde arriba– y vela): estar atento a la fe de sus hermanos y de sus hermanas. Forma parte de este velar la atención por no dejar que crezca en la comunidad ninguna «raíz amarga», es decir, aquellas actitudes egocéntricas que turban la vida de la comunidad e impiden su crecimiento. Por eso el autor exhorta nuevamente: «Que no haya ningún disoluto o impío como Esaú, que por una comida vendió su primogenitura». La sumisión a los instintos de cada uno y a sus deseos lleva a pensar solo en uno mismo, sin prestar atención a los demás. Dicha actitud lleva inexorablemente a la pérdida de lo que realmente importa, como le sucedió a Esaú, que, por un plato de lentejas, perdió su primogenitura. Y el arrepentimiento posterior no fue suficiente.


22/06/2013
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo