Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de los santos Cosme y Damián, mártires sirios. La tradición los recuerda como médicos que curaban gratuitamente a los enfermos. Especial recuerdo de los que se dedican a la atención y la curación de los enfermos.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Zacarías 2,5-9.14-15

Alcé los ojos y tuve una visión: Era un hombre con una cuerda de medir en la mano. Le dije: "¿A dónde vas?" Me dijo: "A medir a Jerusalén, a ver cuánta es su anchura y cuánta su longitud." En esto, salió el ángel que hablaba conmigo, y otro ángel salió a su encuentro y le dijo: "Corre, habla a ese joven y dile: Como las ciudades abiertas será habitada Jerusalén, debido a la multitud de hombres y ganados que habrá dentro de ella. Y yo seré para ella - oráculo de Yahveh - muralla de fuego en torno, y dentro de ella seré gloria." Grita de gozo y regocíjate, hija de Sión,
pues he aquí que yo vengo a morar dentro de ti,
oráculo de Yahveh. Muchas naciones se unirán a Yahveh
aquel día:
serán para mí un pueblo,
y yo moraré en medio de ti.
Sabrás así que Yahveh Sebaot me ha enviado a ti.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Inmediatamente después de Ageo es enviado al pueblo de Israel un contemporáneo suyo, el profeta Zacarías, sacerdote vinculado a Ezequiel. Zacarías se compromete a ayudar con la Palabra de Dios al pueblo que había vuelto a Jerusalén desde el exilio en Babilonia. Tras haber reconstruido el templo, en medio de mil dificultades, los supervivientes no logran vencer la decepción por la falta de señales de la bendición de Dios por su esfuerzo. En los primeros ocho capítulos se narran ocho visiones que tuvo el profeta y que son todas de inspiración mesiánica. El mesías que anuncia el profeta se presentará como un rey humilde y pacífico que satisface las esperanzas de los pobres (9,9), pero que será eliminado de manera violenta (12,10). La página que hemos escuchado refiere la tercera visión del profeta, que nos enseña la visión de una nueva Jerusalén. El profeta ve una ciudad en la que ya no habrán murallas, no solo porque es imposible rodearla a causa de su extensión sino también porque está destinada a acoger a todo el mundo: "Jerusalén será habitada como ciudad abierta, debido a la multitud de hombres y ganados que albergará en su interior" (v. 8). Y Dios mismo será su muralla, una muralla de fuego que defenderá la ciudad: "Seré para ella muralla de fuego en torno y gloria dentro de ella" (v. 9). La característica de la Jerusalén del cielo es que se trata de una ciudad sin límites, sin murallas que dividen, justamente igual que el amor de Dios, es decir, sin límites porque nadie queda fuera de su abrazo. Dios mismo la habitará: "yo moraré en medio de ti". Y Dios es por eso su alegría, su consuelo y su defensa. La presencia de Dios, extensa y sin límites, atrae hacia ella a todos los pueblos. Es una visión de la universalidad de la promesa de Dios que será plena con la llegada del Mesías, Jesús de Nazaret. El Evangelio de Jesús es en resumen el anuncio de la salvación para todos los pueblos, para todas las naciones. Y el profeta Zacarías ya lo había preanunciado: "Aquel día se unirán al Señor numerosas naciones: serán un pueblo para mí, y yo moraré en medio de ti". Esta visión del profeta ya ha empezado y nosotros participamos de ella. Él, que nos ha hecho entrar en esta visión, continúa enviándonos hasta los extremos de la tierra para que otros continúen gozando de su amor y de su salvación.


26/09/2015
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
JUN
18
Domingo 18 de junio
Fiesta del Cuerpo de Cristo
JUN
19
Lunes 19 de junio
Oración por la Paz
JUN
20
Martes 20 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
21
Miércoles 21 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
22
Jueves 22 de junio
Memoria de la Iglesia
JUN
23
Viernes 23 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUN
24
Sábado 24 de junio
Vigilia del domingo
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo