Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Miqueas 7,14-15.18-20

Apacienta tu pueblo con tu cayado,
el rebaño de tu heredad,
que mora solitario en la selva,
en medio de un campo feraz
Que pazcan en Basán y Galaad
como en los días de antaño. Como en los días de tu salida del país de Egipto,
hazme ver prodigios. ¿Qué Dios hay como tú, que quite la culpa
y pase por alto el delito del Resto de tu heredad?
No mantendrá su cólera por siempre
pues se complace en el amor; volverá a compadecerse de nosotros,
pisoteará nuestras culpas.
¡Tú arrojarás al fondo del mar
todos nuestros pecados! Otorga fidelidad a Jacob
amor a Abraham,
como juraste a nuestros padres,
desde los días de antaño.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El pasaje de Miqueas que hemos escuchado está extraído de una verdadera liturgia de la esperanza, en la cual se teje un diálogo singular entre Dios e Israel. Al comienzo el profeta suplica al Señor que intervenga en favor de su pueblo y repita los prodigios del Éxodo: "Como cuando saliste del país de Egipto, haznos ver prodigios" (v. 15). Trata de recordarle las razones por las que está obligado a intervenir, aunque hay un motivo de fondo: su misericordia. Y Miqueas compone un himno muy breve pero intenso a la misericordia: "¿Qué Dios hay como tú, que perdone el pecado y absuelva al resto de su heredad? No mantendrá para siempre su cólera pues ama la misericordia" (v. 18). Después, como dirigiéndose al pueblo, el profeta desarrolla una pequeña meditación encaminada a suscitar la esperanza: "Volverá a compadecerse de nosotros " (v. 19) –asegura. Presenta en dos imágenes muy elocuentes el ejercicio de la misericordia por parte de Dios: "Destruirá nuestras culpas" y "Arrojará al fondo del mar todos nuestros pecados" (v. 19). El Señor hará naufragar nuestra iniquidad y nuestros pecados. ¿Cómo no conmoverse –podríamos concluir- ante un amor tan grande, y no dejarnos amar por un Dios tan dispuesto no sólo a olvidar sino a destruir nuestros pecados? Dios perdona los pecados de Israel porque se ha comprometido con los "antepasados, desde los días de antaño". Por ello demostrará de nuevo su fidelidad y su benevolencia. Y todo ello aparecerá en su plenitud cuando envíe al Hijo a la tierra, para que cargue directamente sobre sus espaldas todo el peso de los pecados, y con su pasión sobre la cruz los destruya definitivamente. El rostro de Jesús es el rostro de la misericordia que salva.


27/02/2016
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
MAR
26
Domingo 26 de marzo
Liturgia del domingo
MAR
27
Lunes 27 de marzo
Memoria de los pobres
MAR
28
Martes 28 de marzo
Memoria de la Madre del Señor
MAR
29
Miércoles 29 de marzo
Memoria de los santos y de los profetas
MAR
30
Jueves 30 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
31
Viernes 31 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
ABR
1
Sábado 1 de abril
Vigilia del domingo
ABR
2
Domingo 2 de abril
Liturgia del domingo