change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salmo 18 (19), 8-10.15

8 La ley del Señor es perfecta,
  hace revivir;
  el dictamen del Señor es veraz,
  instruye al ingenuo.

9 Los preceptos del Señor son rectos,
  alegría interior;
  el mandato del Señor es límpido,
  ilumina los ojos.

10 El temor del Señor es puro,
  estable por siempre;
  los juicios del Señor veraces,
  justos todos ellos.

15 Acepta con agrado mis palabras,
  el susurro de mi corazón,
  sin tregua ante ti, Señor,
  Roca mía, mi redentor.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La liturgia nos hace comenzar el salmo 18 con la alabanza a la ley del Señor. “La ley del Señor es perfecta, hace revivir” (v. 8). En los versículos precedentes el salmista nos empuja a contemplar el amor del Señor que cantan los cielos y las estrellas, el día y la noche. El canto de las criaturas se difunde por todos lados: “por toda la tierra resuena su proclama, por los confines del orbe sus palabras” (v. 5). Es un canto que todos pueden escuchar, grandes y pequeños, hombres y mujeres de una u otra raza, de una u otra religión. Toda la creación, en efecto, habla de Dios y de su amor por el hombre. Desgraciadamente, la voz de la creación hoy parece ya no ser escuchada por los hombres. Hay una prevaricación que lleva a la destrucción de la misma creación. El hombre, que incluso había sido colocado por Dios en el culmen de la creación, ha querido dominarla con arrogancia sin reconocer su límite de criatura. Y la preocupación por él mismo, por su beneficio o por su nación, ha hecho perder de vista el respeto de los derechos de todos los pueblos, de los de hoy y de los de mañana, y de toda la creación, contaminándola y haciéndola inhabitable. Pero más allá de las palabras de la creación, está también la palabra del Señor, su ley. Es lo que el salmista quiere que nosotros contemplemos hoy. Dios ha hablado a su pueblo revelándole sus designios, sus pensamientos, sus leyes, sobre todo su amor. En esta segunda parte del salmo, el salmista canta un himno a la Palabra del Señor: ella es perfecta y hace revivir, es limpia y aclara la mirada, es justa y más deseable que el oro, más dulce que la miel. Parece no cansarse de construir elogios de esta palabra, no sólo por su valor sino también por los efectos que ella produce: la Palabra de Dios hace vivir, nos hace sabios, alegra el corazón, ilumina la mirada. Ante ella muchas veces oponemos nuestro orgullo que la cubre y la ahoga, como Jesús narra en la parábola evangélica del sembrador. Por esto hacemos nuestra la oración del salmista: “Guarda a tu siervo también del orgullo, no sea que me domine” (v. 14). Nuestro orgullo empuja siempre a acallar la Palabra de Dios para que prevalezcan nuestras palabras, nuestras voluntades, nuestras decisiones y costumbres. Pero si acogemos en nuestro corazón la Palabra del Señor y la ponemos en práctica ella volverá al cielo llena de fruto. Y también nosotros, con el salmista, podremos cantar: “Acepta con agrado mis palabras, el susurro de mi corazón, sin tregua ante ti, Señor, Roca mía, mi redentor” (v.15).


14/01/2017
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo