change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salmo 22 (23), 1-6

1 El Señor es mi pastor, nada me falta.
2 En verdes pastos me hace reposar.
  Me conduce a fuentes tranquilas,

3 allí reparo mis fuerzas.
  Me guía por cañadas seguras
  haciendo honor a su nombre.

4 Aunque fuese por valle tenebroso,
  ningún mal temería,
  pues tú vienes conmigo;
  tu vara y tu cayado me sosiegan.

5 Preparas ante mí una mesa,
  a la vista de mis enemigos;
  perfumas mi cabeza,
  mi copa rebosa.

6 Bondad y amor me acompañarán
  todos los días de mi vida,
  y habitaré en la casa del Señor
  un sinfín de días.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

“¡Qué felices somos de estar en las manos de un pastor así! –decía Charles de Foucauld comentando este salmo- Él busca de verdad nuestro bien y nos sabe dar a todas horas el alimento necesario”. El pastor del que habla el salmo no es un simple guía, es sobre todo el compañero de viaje que comparte por entero la vida de las ovejas, y además las guía y las protege; tiene en su mano el bastón con el que indica el camino y golpea a los enemigos. El salmo contempla dos situaciones que a menudo angustian al hombre: el miedo a los peligros y la incertidumbre del camino a recorrer. En el salmo no hay ni rastro de angustia porque el creyente vive una certeza profunda: “Tú vienes conmigo” (v. 4b). La presencia del pastor es amorosa y gratuita: “Me guía por cañadas seguras haciendo honor a su nombre” (v. 3b), y el creyente camina seguro porque se apoya en la solidez del amor de Dios más que en sus propias fuerzas. En cambio, cada vez que caemos en la presunción de ser pastores de nosotros mismos, dejándonos guiar por nuestras costumbres, nuestras convicciones, nuestro orgullo, el camino se vuelve incierto y el enemigo más peligroso. Sólo el Señor es el pastor bueno que nos reúne como un rebaño. En Jesús se manifiesta plenamente la imagen del pastor que cuida, defiende y guía su rebaño hacia verdes pastos. Y allí, como burlándose de los enemigos, nos acoge y nos da de comer: “Preparas ante mí una mesa, a la vista de mis enemigos; perfumas mi cabeza, mi copa rebosa” (v. 5). El salmo se cierra con la certidumbre de la compañía fiel del Señor: “Bondad y amor me acompañarán todos los días de mi vida” (v. 6). Por eso la alegría del salmista es habitar en la casa del Señor, es decir, estar en la comunidad de los creyentes reunida por el Señor como el pastor reúne a su rebaño.


04/02/2017
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
18
Lunes 18 de diciembre
Oración por la Paz
DIC
19
Martes 19 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
20
Miércoles 20 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
21
Jueves 21 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
22
Viernes 22 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
23
Sábado 23 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
24
Domingo 24 de diciembre
Liturgia del domingo