change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salmo 89 (90), 2-6.12-13

2 Antes de ser engendrados los montes,
  antes de que naciesen tierra y orbe,
  desde siempre hasta siempre tú eres Dios.

3 Tú devuelves al polvo a los hombres,
  diciendo: «Volved, hijos de Adán».

4 Pues mil años a tus ojos
  son un ayer que pasó,
  una vigilia en la noche.

5 Tú los sumerges en un sueño,
  a la mañana son hierba que brota:

6 brota y florece por la mañana,
  por la tarde está mustia y seca.

12 ¡Enséñanos a contar nuestros días,
  para que entre la sensatez en nuestra cabeza!

13 ¡Vuelve, Señor! ¿Hasta cuándo?
  Ten compasión de tus siervos.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El salmo se abre con una gran meditación sobre la vida y el tiempo. Ser conscientes de nuestra debilidad y de la fugacidad del tiempo significa adquirir sabiduría: “¡Enséñanos a contar nuestros días, para que entre la sensatez en nuestra cabeza!” (v. 12), nos hace decir el salmista. Respecto a nuestra superficialidad el salmista nos hace decir al Señor: “Mil años a tus ojos son un ayer que pasó” (v. 4). La estabilidad es del Señor, no nuestra. Él es nuestra fuerza, sobre la que podemos fundar la vida. Es precisamente lo que canta el salmista: “Antes de ser engendrados los montes, antes de que naciesen tierra y orbe, desde siempre hasta siempre tú eres Dios” (v. 2). Dependemos en todo del Señor, en cuyas manos nos encomienda el salmista: “Tú devuelves al polvo a los hombres” (v. 3). Todos nosotros somos como “un sueño, a la mañana son hierba que brota: brota y florece por la mañana, por la tarde está mustia y seca” (vv. 5-6). También el Eclesiástico afirma: “Como las hojas de un árbol frondoso, que unas caen y otras brotan, así las generaciones de carne y sangre: unas mueren y otras nacen” (Si 14, 18). El tiempo de Dios es sólido como la roca, dura por siempre; el tiempo del hombre es un soplo: “Como un suspiro gastamos nuestros años” (v. 9b). Se escucha el eco de las palabras de Job: “Mis días son más raudos que un correo, se me escapan sin que pueda ver la dicha; se deslizan como lanchas de junco, como águila que cae sobre la presa” (Jb 9, 25-26). Y por lo general el tiempo del hombre es a menudo infeliz. ¡Cuántas veces buscamos llenar nuestro tiempo de compromisos y de cosas para evitar vacíos y angustias! Y quizá después pensamos que la mayor parte de ellos son incluso esfuerzo desperdiciado: “Vivimos setenta años, ochenta con buena salud, mas son casi todos fatiga y vanidad, pasan presto y nosotros volamos” (v. 10), canta el salmista. Y nos invita a tomar conciencia de nuestra debilidad y nuestro pecado. Nos lo hace pedir en la oración: “¡Enséñanos a contar nuestros días, para que entre la sensatez en nuestra cabeza!” (v. 12). El hombre, ante la caducidad y el rápido trascurrir de la vida, aprende a valorarla y a vivir con un corazón sabio. El tiempo es breve y la vida frágil; sólo confiándola a Dios podemos dar solidez a nuestra frágil existencia. Para los cristianos es una dimensión iluminada por Jesús. En cualquier caso, la brevedad de la vida y la inevitabilidad de la muerte no hacen caer al salmista en la desesperación. Sabe bien que la vida es siempre un don, y así más adelante reza: “¡La benevolencia del Señor sea con nosotros!” (v. 17). El término “benevolencia” invocado sobre la vida del creyente, en hebreo significa “belleza, suavidad, encanto, dulzura”. Sí, Dios ha elegido nuestra frágil existencia para manifestar al mundo su belleza, su suavidad, su dulzura.


11/02/2017
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo