change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Mateo 5,43-48

«Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo. Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan, para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa vais a tener? ¿No hacen eso mismo también los publicanos? Y si no saludáis más que a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de particular? ¿No hacen eso mismo también los gentiles? Vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El amor, el primero de los mandamientos, es el corazón de la vida del discípulo y de la Iglesia. Las palabras simples pero profundas de Jesús demuestran bien que ésta es la verdadera forma de ser sabios, no el dejarse guiar por el odio y la venganza, sentimientos y actitudes que por desgracia se encuentran presentes en el instinto de cada uno de nosotros. Jesús llega a pedir a sus discípulos que amen incluso a sus enemigos. Él mismo será el primero en vivir una novedad tan revolucionaria: desde lo alto de la cruz reza por sus verdugos. Un amor así no viene de los hombres, ni tampoco surge naturalmente de nuestros corazones: viene de lo alto, de aquel Señor del cual Jesús dice que hace salir el sol sobre justos e injustos, sin hacer diferencias. Ninguno de nosotros se merece ser amado por sus méritos. El Señor nos da su amor gratuitamente, sin que lo merezcamos, para poder pedir a los discípulos: “Sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial”. Si acogemos su amor caminaremos por la vía de la perfección misma de Dios. En un tiempo en el domina la lógica de la contraposición y de búsqueda del enemigo, la exhortación a amar a los enemigos aparece como totalmente revolucionaria. Y sin embargo es liberadora. Esta palabra evangélica nos libera de la búsqueda del enemigo y de cualquiera al que oponerse, lo que se ha convertido en una especie de pensamiento único. Jesús sabe bien que la vida está hecha también de relaciones difíciles, en las que el encuentro con el otro degenera a menudo en un desencuentro; sabe que las enemistades son fáciles entre los hombres. Precisamente para romper esta cadena infernal Jesús propone una exhortación que nadie se ha atrevido nunca a pronunciar: “Amad a vuestros enemigos”. Sólo así el amor vence de verdad. El Evangelio no niega la complejidad de la vida; lo que niega es que la lógica del enfrentamiento sea la única que regule las relaciones, y sobre todo que sea inevitable. También porque el que hoy es un enemigo puede volver a ser o convertirse en un amigo.


11/03/2017
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo