change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Tobías 13,2.6-8

Porque él es quien castiga
y tiene compasión;
el que hace descender hasta el más profundo Hades de
la tierra
y el que hace subir de la gran Perdición,
sin que haya nada que escape de su mano. Si os volvéis a él
de todo corazón y con toda el alma,
para obrar en verdad en su presencia,
se volverá a vosotros sin esconder su faz.
Mirad lo que ha hecho con vosotros
y confesadle en alta voz.
Bendecid al Señor de justicia
y exaltad al Rey de los siglos.
Yo le confieso en el país del destiero,
y publico su fuerza y su grandeza
a gentes pecadoras.
¡Volved, pecadores!
Practicad la justica en su presencia.
¡Quién sabe si os amará
y os tendrá misericordia! Yo exalto a mi Dios
y mi alma se alegra
en el Rey del Cielo.
Su grandeza sea de todos celebrada
y confiésenle todos en Jerusalén.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La liturgia de hoy nos hace rezar con la última oración (la quinta) que encontramos en el libro de Tobías. En los últimos días la liturgia de la misa de cada día nos ha presentado los acontecimientos que narra el libro de Tobías. Hoy, con la lectura del último capítulo, pone en nuestra boca la oración de Tobit que bendice a Dios por los bienes que le ha dado y por la misericordia que le ha dispensado. El anciano padre –que todavía vive en el exilio– sabe que quizás no volverá a ver Jerusalén. Y su corazón no abandona Jerusalén, la ciudad «Casa para siempre» (13,16) del Señor, donde el pueblo puede vivir junto en paz. El sueño de Tobit refleja la aspiración de todo el mundo a vivir en una ciudad de paz. Para los cristianos, la Jerusalén del cielo –tal como la presenta el Apocalipsis– refleja el sueño de que todas las ciudades puedan ser lugares de paz. Hoy, en cambio, sabemos que las ciudades, sobre todo las megalópolis, son lugares de injusticia y de violencia. La visión de Tobit muestra que la ciudad del hombre siempre es frágil y débil pero «nada escapa de la mano del Señor» (13,2). Él es quien hace «descender y subir». Tobit experimenta personalmente la debilidad y la precariedad, siente el aguijón de las adversidades, pero eleva sus ojos a Dios y descubre que «él es nuestro Dios y Señor, nuestro Padre por todos los siglos» (v. 4). Y tras descubrirlo personalmente lo comunica, entre otros, a sus hermanos en la fe: si confían en el Señor en los momentos de oscuridad experimentarán su misericordia. Es bueno depositar la esperanza en el Señor, pues Él siempre quiere la alegría de sus hijos. Pero hay que confiar en el Señor. Tobit exhorta: «Si os volvéis a él... os mirará sin esconder su rostro» (v. 6). Insiste: «¡Volved, pecadores! Practicad la justicia en su presencia. ¡Quién sabe si os amará y os tendrá misericordia!» (v. 6). Si los hombres eligen el camino de la conversión al Señor, Tobit –lo puede afirmar porque él mismo lo ha experimentado– añade: «Mirad lo que ha hecho con vosotros y confesadle en alta voz» (v. 6). Más adelante escribe que Jerusalén será como una «luz de lámparas por todos los confines de la tierra» (13,11). De ella llegará la salvación para todos los pueblos: «vendrán donde ti de lejos pueblos numerosos y los habitantes del confín del mundo» (v. 11). Es la visión de la universalidad de la salvación que los profetas expresaron y que todo creyente está llamado a acoger y asumir como propia. Tobit nos la ofrece también a nosotros, al inicio de este nuevo milenio. Hay que soñar y trabajar para que los pueblos, como una sola familia, se reúnan alrededor del Señor, en paz.


10/06/2017
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo