Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Oración por la unidad de las Iglesias. Recuerdo especial de las Iglesias ortodoxas.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 24,44-49

Después les dijo: «Estas son aquellas palabras mías que os hablé cuando todavía estaba con vosotros: "Es necesario que se cumpla todo lo que está escrito en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos acerca de mí."» Y, entonces, abrió sus inteligencias para que comprendieran las Escrituras, y les dijo: «Así está escrito que el Cristo padeciera y resucitara de entre los muertos al tercer día y se predicara en su nombre la conversión para perdón de los pecados a todas las naciones, empezando desde Jerusalén. Vosotros sois testigos de estas cosas. «Mirad, y voy a enviar sobre vosotros la Promesa de mi Padre. Por vuestra parte permaneced en la ciudad hasta que seáis revestidos de poder desde lo alto.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Las palabras escuchadas forman parte del capítulo 24 del Evangelio de Lucas, escogido como tema de la oración por la unidad de los cristianos que ayer empezó. Este año se quiere recordar el centenario de la Conferencia misionera internacional de Edimburgo, considerada el inicio oficial del movimiento ecuménico moderno. El escándalo que la división entre los cristianos provocaba en los territorios de misión empujó a algunos misioneros del mundo protestante a encontrarse, para volver a entender el mandamiento de Jesús de la unidad entre todos los discípulos. El testimonio del Evangelio, en efecto, pide cada vez más la superación del escándalo de la división. "Ser testigos del Evangelio" es el tema escogido para la oración, y es el corazón de la misión que Jesús resucitado confía a su Iglesia, tal y como aparece en todo el capítulo 24 del Evangelio de Lucas. "Vosotros sois testigos de estas cosas", dijo Jesús a los discípulos antes de subir al cielo. Se lo dijo la mañana de Pascua a las mujeres que llegaron al sepulcro, lo repitió a los dos de Emaús, y, al final de la jornada, se lo confió a los Once reunidos en el cenáculo como tarea primaria de su misión. El testimonio de la Pascua es, efectivamente, el corazón de la misión cristiana. En el misterio de la Pascua, la herida de las divisiones quema todavía con más amargura. No hay duda de que el crecimiento de la pasión por el testimonio del Evangelio del amor hasta los extremos confines de la tierra ayudará a los cristianos a recuperar aquella fraternidad que nace precisamente el misterio de la muerte y resurrección del Señor. La oración que en estos días ve a los cristianos reunidos como en una única catedral espiritual contiene ya en cierto modo la superación de las distancias que los separan. Sí, estamos a la espera del Espíritu que reúna lo que hemos separado. El Espíritu Santo, que el Señor ha prometido a los discípulos, nos "revestirá" también a nosotros con ese amor que nos hace crecer en la unidad.


19/01/2010
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
23
Lunes 23 de octubre
Memoria de los pobres
OCT
24
Martes 24 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
25
Miércoles 25 de octubre
Memoria de los santos y de los profetas
OCT
26
Jueves 26 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
27
Viernes 27 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
28
Sábado 28 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
29
Domingo 29 de octubre
Liturgia del domingo