Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Eclesiastés 4,13-16

Más vale mozo pobre y sabio
que rey viejo y necio,
que no sabe ya consultar. Pues de prisión salió quien llegó a reinar,
aunque pobre en sus dominios naciera. Veo a todos los vivientes que caminan bajo el sol, ponerse junto al mozo, el sucesor, el que ocupará su puesto. Era sin fin la multitud a cuyo frente estaba; tampoco la posteridad se contentará de él. También esto es vanidad y atrapar vientos.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Esta última parte del capítulo cuarto, enteramente dedicado a indagar sobre la vida social, examina el poder político. Cohélet bosqueja una parábola a la que confiere un valor simbólico universal. Toma como ejemplo a un mozo pobre pero sabio que sale de prisión y se convierte en rey, mientras el viejo rey, en su necedad, no escucha los consejos de nadie. Se pensaba que la vejez conllevaba la sabiduría; aquí se ve, en cambio, un rey viejo que actúa neciamente y que no escucha los consejos. Ese mozo, de origen humilde, tal vez encarcelado por el mismo rey, es liberado de la prisión y proclamado rey por la multitud. Sin embargo es fácil que este mismo joven se deje corromper también él y pierda el favor del pueblo, y que en su lugar sea puesto otro por la misma multitud que en un principio le había aclamado. Los reyes se suceden los unos a los otros, uno distinto del otro, uno viejo y necio, otro que usurpa el poder de su predecesor, y todos obtienen su tributo de gloria. Pero las multitudes cambian fácilmente de opinión y de sentimientos. No se puede decir, por tanto, que el poder se le confiera a los sabios, ni que las multitudes aclamen sólo a los sabios y honestos. La volubilidad de la gente permite el triunfo, aunque sea momentáneo, de cualquier régimen. También las revoluciones son "hebel", un soplo de viento.


03/03/2010
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
JUN
18
Domingo 18 de junio
Fiesta del Cuerpo de Cristo
JUN
19
Lunes 19 de junio
Oración por la Paz
JUN
20
Martes 20 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
21
Miércoles 21 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
22
Jueves 22 de junio
Memoria de la Iglesia
JUN
23
Viernes 23 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUN
24
Sábado 24 de junio
Vigilia del domingo
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo