Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Eclesiastés 12,9-14

Cohélet, a más de ser un sabio, enseñó doctrina al pueblo. Ponderó e investigó, compuso muchos proverbios. Cohélet trabajó mucho en inventar frases felices, y escribir bien sentencias verídicas. Las palabras de los sabios son como aguijadas, o como estacas hincadas, puertas por un pastor para controlar el rebaño. Lo que de ellas se saca, hijo mío, es ilustrarse. Componer muchos libros es nunca acabar, y estudiar demasiado daña la salud. Basta de palabras. Todo está dicho. Teme a Dios y guarda sus mandamientos, que eso es ser hombre cabal. Porque toda obra la emplazará Dios a juicio, también todo lo oculto, a ver si es bueno o malo.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Un discípulo cierra el pequeño libro con un breve retrato de Cohélet: lo recuerda como un hombre "sabio" que ha sabido transmitir sabiduría incluso a la gente corriente. Ha salido a las plazas, a las puertas de la ciudad, por las calles: su escuela eran los lugares públicos. Difundió a todos la sabiduría que había obtenido de la Ley, supo condensar sus enseñanzas en fórmulas mnemotécnicas para que acompañasen la vida de la gente. "Ponderó" e "investigó", señala el discípulo; fue un verdadero "maestro" que trató de convencer a sus oyentes buscando la forma más adecuada de que sus palabras llegasen a sus corazones y sus mentes. Este discípulo compara la enseñanza de Cohélet con las "aguijadas" con las que el campesino estimula a los animales a trabajar, y los frutos de las máximas sapienciales con estacas hincadas, puntos fijos de referencia y orientación. Añade que estas palabras son dadas "por un pastor". Quizá quiera sugerir que detrás de todos los dichos sapienciales está Dios mismo, fuente de toda sabiduría y único pastor de Israel. De ese modo Cohélet se convierte también en mensajero de Dios: toda su autoridad proviene de que enseña la sabiduría que viene de Dios, y que Dios mismo le ha confiado como tesoro para indagar y enseñar. Un segundo redactor añadió los últimos versículos: se dirige al lector llamándolo "hijo mío", y lo pone en guardia para que no se disperse con muchas otras lecturas. Es una exhortación a no interrumpir fácilmente la lectura de Cohélet, y da en cierto modo la razón para ello con una síntesis general de las enseñanzas del maestro: "Teme a Dios y guarda sus mandamientos, que eso es ser hombre cabal. Porque toda obra será juzgada por Dios, también todo lo oculto, a ver si es bueno o malo" (vv. 12-14). El redactor quiere sintetizar toda la enseñanza de Cohélet en estos dos pilares. "el temor-respeto de Dios" y "la observancia de sus mandamientos". Por este camino -añade- se llega a ser "hombre cabal", es decir, se afronta la existencia con entereza, sabiendo que el Señor ve y examina todas las cosas, y confiando por ello no en nuestra fuerza sino sólo en la solidez de Dios.


23/03/2010
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
MAR
26
Domingo 26 de marzo
Liturgia del domingo
MAR
27
Lunes 27 de marzo
Memoria de los pobres
MAR
28
Martes 28 de marzo
Memoria de la Madre del Señor
MAR
29
Miércoles 29 de marzo
Memoria de los santos y de los profetas
MAR
30
Jueves 30 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
31
Viernes 31 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
ABR
1
Sábado 1 de abril
Vigilia del domingo
ABR
2
Domingo 2 de abril
Liturgia del domingo