Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan 3,7-15

No te asombres de que te haya dicho:
Tenéis que nacer de lo alto. El viento sopla donde quiere,
y oyes su voz,
pero no sabes de dónde viene ni a dónde va.
Así es todo el que nace del Espíritu.» Respondió Nicodemo: «¿Cómo puede ser eso?» Jesús le respondió: «Tú eres maestro en Israel y ¿no sabes estas cosas? «En verdad, en verdad te digo: nosotros hablamos de lo que sabemos
y damos testimonio de lo que hemos visto,
pero vosotros no aceptáis nuestro testimonio. Si al deciros cosas de la tierra,
no creéis,
¿cómo vais a creer
si os digo cosas del cielo? Nadie ha subido al cielo
sino el que bajó del cielo,
el Hijo del hombre. Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto,
así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea
tenga por él vida eterna.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Señor continúa su diálogo con Nicodemo cuyo comienzo escuchamos ayer, y que tiene su punto central en el corazón de la teología de Juan: el don de la vida eterna para todo aquel que cree en Jesús. En general cada uno de nosotros cree instintivamente sólo en sí mismo y en sus propias convicciones, pero hoy Nicodemo se presenta ante nosotros como un verdadero discípulo. Nicodemo, a pesar de ser un maestro de Israel, reconoce con humildad que no es capaz de entender cuál sería para él el camino de la verdadera vida. Jesús se lo hace notar con cierta ironía: "¿Tú eres maestro en Israel y no sabes estas cosas?". La sabiduría de este mundo es fruto de un realismo a menudo resignado, no sabe mirar más allá de lo que ya existe, y a menudo no conoce nada más que las desilusiones o fracasos con los que está jalonada la vida del hombre. Para Jesús es diferente, reivindica que su testimonio nace de la mirada amplia de Dios, que abraza a toda la humanidad desde el cielo y la ama. Aprender a mirar con esta mirada es uno de los frutos del Espíritu de los que el Señor habla a Nicodemo. Al él, como a nosotros, le parece no comprender de dónde viene y a dónde lleva este modo de razonar tan distinto de lo habitual. Sin embargo una cosa parece clara: esta mirada lleva lejos de uno mismo y de las falsas modas del mundo. Confiarse a este nuevo modo de ver y sentir es el consejo que Jesús da a Nicodemo, que se había acercado a él con confianza, y no una confianza ciega. Jesús, por su parte, no deja de indicarle un acontecimiento como signo al que estar atentos: "Así tiene que ser elevado el Hijo del Hombre, para que todo el que crea tenga en él vida eterna". La cruz, con su carga de amor vivido con una tenacidad más fuerte que la muerte, es el fundamento concreto sobre el que Jesús propone, a Nicodemo y a todos nosotros, renacer. Acercándonos a los pies de su cruz comprenderemos la grandeza de ese amor que le ha hecho abrazar la muerte para salvarnos del mal y donarnos una vida que no acaba.


13/04/2010
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo