Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan 10,1-10

«En verdad, en verdad os digo: el que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que escala por otro lado, ése es un ladrón y un salteador; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A éste le abre el portero, y las ovejas escuchan su voz; y a sus ovejas las llama una por una y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas, va delante de ellas, y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. Pero no seguirán a un extraño, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.» Jesús les dijo esta parábola, pero ellos no comprendieron lo que les hablaba. Entonces Jesús les dijo de nuevo: «En verdad, en verdad os digo:
yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido delante de mí
son ladrones y salteadores;
pero las ovejas no les escucharon. Yo soy la puerta;
si uno entra por mí, estará a salvo;
entrará y saldrá
y encontrará pasto. El ladrón no viene
más que a robar, matar y destruir.
Yo he venido
para que tengan vida
y la tengan en abundancia.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

En esta página evangélica Jesús se propone como el "buen pastor" que recoge a las ovejas dispersas y las guía por el camino de Dios. Si bien la imagen es antigua, es sin embargo más actual que nunca la dispersión de los hombres y las mujeres en el mundo en el que vivimos. El individualismo que anida en el corazón de cada hombre hoy parece ser más fuerte que ayer: la sociedad se ha vuelto más competitiva, más agresiva y más cruel. El impulso hacia la disgregación parece más fuerte que el que lleva hacia la solidaridad: individuos y pueblos consideran sus propios intereses por encima de todo y de todos. Crecen cada vez más las distancias y los conflictos; el sueño de la igualad se considera incluso peligroso. Además se exalta como un valor el hecho de no tener que depender de nadie y de no dejarse influenciar o condicionar nunca por nadie. En este clima crecen y se multiplican los "ladrones" y los "salteadores", es decir, los que roban la vida de los demás para obtener una ganancia personal. Incluso la vida humana se convierte en una mercancía para vender y robar. La dictadura del mercado no perdona a nadie, y los más débiles son los más castigados y de los que más se abusa. Se necesita un "buen pastor" que conozca a las ovejas y las salve, que las conduzca una a una a los pastos y vele por que todas puedan alimentarse lo suficiente. En cambio son demasiados los "ladrones" y los "salteadores" que continúan robando la vida. Por desgracia todos corremos el riesgo de convertirnos en sus cómplices. De hecho cada vez que nos encerramos en nuestro egocentrismo no sólo somos también nosotros su presa, sino que nos hacemos cómplices de sus robos. San Ambrosio señalaba con razón: "¡Cuántos señores acaban por tener aquellos que rechazan al único Señor!". Jesús, buen pastor, nos reúne de la dispersión para guiarnos hacia un destino común, y si es necesario va a buscar personalmente a quien se ha perdido para llevarlo nuevamente al redil. Para hacer esto no tiene miedo de deber pasar, si es necesario, a través de la muerte, seguro de que el Padre restituye la vida a quien la gasta con generosidad por los demás. Es el milagro de la Pascua. Jesús resucitado es la puerta que se ha abierto para que pudiéramos entrar en la vida que no acaba. No sólo no nos roba la vida; por el contrario, nos la da en abundancia, multiplicada para la eternidad.


26/04/2010
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
JUN
18
Domingo 18 de junio
Fiesta del Cuerpo de Cristo
JUN
19
Lunes 19 de junio
Oración por la Paz
JUN
20
Martes 20 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
21
Miércoles 21 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
22
Jueves 22 de junio
Memoria de la Iglesia
JUN
23
Viernes 23 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUN
24
Sábado 24 de junio
Vigilia del domingo
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo