Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de los Apóstoles Felipe y Santiago.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan 12,20-28

Había algunos griegos de los que subían a adorar en la fiesta. Estos se dirigieron a Felipe, el de Betsaida de Galilea, y le rogaron: «Señor, queremos ver a Jesús.» Felipe fue a decírselo a Andrés; Andrés y Felipe fueron a decírselo a Jesús. Jesús les respondió: «Ha llegado la hora
de que sea glorificado el Hijo de hombre. En verdad, en verdad os digo:
si el grano de trigo no cae en tierra y muere,
queda él solo;
pero si muere,
da mucho fruto. El que ama su vida, la pierde;
y el que odia su vida en este mundo,
la guardará para una vida eterna. Si alguno me sirve, que me siga,
y donde yo esté, allí estará también mi servidor.
Si alguno me sirve, el Padre le honrará. Ahora mi alma está turbada.
Y ¿que voy a decir?
¡Padre, líbrame de esta hora!
Pero ¡si he llegado a esta hora para esto! Padre, glorifica tu Nombre.» Vino entonces una voz del cielo:
«Le he glorificado y de nuevo le glorificaré.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La memoria de los dos Apóstoles se celebra el mismo día desde que en el siglo VI se les dedicara en Roma la Basílica de los Santos Apóstoles, lugar donde se conservan sus reliquias. Felipe es uno de los primeros que llamó Jesús; y Santiago es uno de los testigos privilegiados de la misión del profeta de Nazaret. Ambos, con su testimonio, han acercado al Señor a muchos que buscaban la salvación. El Evangelio cuenta que algunos griegos se acercaron a Felipe y le pidieron: "Señor, queremos ver a Jesús". Es una súplica que manifiesta la necesidad de la ayuda de un hermano o de una hermana a quien dirigirse para poder encontrar a Jesús. Es una constante en la historia de los cristianos. Todavía hoy el que quiere ver a Jesús debe dirigirse a sus discípulos, por lo que podemos decir que el destino del Evangelio, en cierto modo, depende de los discípulos, como también de cada uno de nosotros. Es decir, si somos capaces de acoger las peticiones de amor que nos llegan, ya sea de manera explícita -como sucedió en este caso-, o también de manera implícita pero no menos apremiante. Jesús nos sugiere cómo responder. A la petición de Felipe, Jesús responde: "Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del hombre". Y especifica: "Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; pero si muere, da mucho fruto". En una sencilla y breve metáfora se encierra la vida de Jesús y todo su mensaje. Es la respuesta a aquellos griegos, una respuesta que involucra a los discípulos. No es casualidad que Jesús añada: "Donde yo esté, allí estará también mi servidor". El sentido evangélico de nuestra vida está marcado por Jesús: vivir es dar vida, en otras palabras, se tiene vida en la medida en que se da. Ésta es la manera que cada discípulo tiene para mostrar al Señor a quien tiene cerca. Y el apóstol Santiago, uno de los primeros mártires, lo mostró con hechos y con palabras. La tradición cuenta que, mientras lo arrojaban desde un pináculo del templo, rezaba con las mismas palabras de Jesús: "Señor, perdónales porque no saben lo que hacen".


03/05/2010
Oración por los enfermos


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo