Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan 17,1-11

Así habló Jesús, y alzando los ojos al cielo, dijo:
«Padre, ha llegado la hora;
glorifica a tu Hijo,
para que tu Hijo te glorifique a ti. Y que según el poder que le has dado sobre toda carne,
dé también vida eterna
a todos los que tú le has dado. Esta es la vida eterna:
que te conozcan a ti,
el único Dios verdadero,
y al que tú has enviado, Jesucristo. Yo te he glorificado en la tierra,
llevando a cabo la obra que me encomendaste realizar. Ahora, Padre, glorifícame tú, junto a ti,
con la gloria que tenía a tu lado
antes que el mundo fuese. He manifestado tu Nombre a los hombres
que tú me has dado tomándolos del mundo.
Tuyos eran y tú me los has dado;
y han guardado tu Palabra. Ahora ya saben
que todo lo que me has dado viene de ti; porque las palabras que tú me diste se las he dado a ellos,
y ellos las han aceptado
y han reconocido verdaderamente que vengo de ti,
y han creído que tú me has enviado. Por ellos ruego;
no ruego por el mundo,
sino por los que tú me has dado,
porque son tuyos; y todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es mío;
y yo he sido glorificado en ellos. Yo ya no estoy en el mundo,
pero ellos sí están en el mundo,
y yo voy a ti.
Padre santo,
cuida en tu nombre a los que me has dado,
para que sean uno como nosotros.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Evangelio nos devuelve al cenáculo. Antes de salir del cenáculo para dirigirse a Getsemaní, Jesús pronuncia una larga oración que parece ser la conclusión del "testamento espiritual" entregado a los discípulos en aquella cena pascual. Jesús alza los ojos hacia el Padre del cielo. Hasta ahora había hablado a los discípulos que había reunido entorno suyo; ha llegado el momento de dirigirse directamente al Padre que está en los cielos. Lo hace empezando con aquel apelativo único para él: "Padre". Había usado el mismo apelativo otras dos veces: antes de la resurrección de Lázaro y en la presentación de los dos griegos. Para él ha llegado la "hora", es decir, el momento por el que había venido a la tierra, y le pide al "Padre" que le "glorifique", o sea, que lleve a cabo aquello por lo que le había enviado en medio de los hombres. Le presenta después a los discípulos que ha escogido, amado y cuidado, haciéndoles amigos y herederos del mismo amor que existe entre Él y el Padre. Le pide que los proteja: Jesús sabe que el Padre le escucha y reza en primer lugar por sus amigos. Es una invitación que dirige también a nosotros, para que elevemos la mirada de nosotros mismos, y dirijamos la voz, el corazón y los pensamientos hacia el Padre. La oración es el recurso de los débiles y de quien no tiene fuerza, es el grito de los pobres y la única esperanza de los vencidos. Jesús, que en breve aparecerá como vencido por el mal, sabe que el Padre le salvará.


18/05/2010
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
MAR
26
Domingo 26 de marzo
Liturgia del domingo
MAR
27
Lunes 27 de marzo
Memoria de los pobres
MAR
28
Martes 28 de marzo
Memoria de la Madre del Señor
MAR
29
Miércoles 29 de marzo
Memoria de los santos y de los profetas
MAR
30
Jueves 30 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
31
Viernes 31 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
ABR
1
Sábado 1 de abril
Vigilia del domingo
ABR
2
Domingo 2 de abril
Liturgia del domingo