Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 6,8-15

Esteban, lleno de gracia y de poder, realizaba entre el pueblo grandes prodigios y señales. Se levantaron unos de la sinagoga llamada de los Libertos, cirenenses y alejandrinos, y otros de Cilicia y Asia, y se pusieron a disputar con Esteban; pero no podían resistir a la sabiduría y al Espíritu con que hablaba. Entonces sobornaron a unos hombres para que dijeran: «Nosotros hemos oído a éste pronunciar palabras blasfemas contra Moisés y contra Dios.» De esta forma amotinaron al pueblo, a los ancianos y escribas; vinieron de improviso, le prendieron y le condujeron al Sanedrín. Presentaron entonces testigos falsos que declararon: «Este hombre no para de hablar en contra del Lugar Santo y de la Ley; pues le hemos oído decir que Jesús, ese Nazoreo, destruiría este Lugar y cambiaría las costumbres que Moisés nos ha transmitido.» Fijando en él la mirada todos los que estaban sentados en el Sanedrín, vieron su rostro como el rostro de un ángel.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Esteban era el primero de los siete diáconos elegidos entre los judíos helenistas. Rápidamente destacó por su alto testimonio: "realizaba grandes prodigios y signos entre el pueblo", escribe Lucas. Y en los debates nadie era capaz "de enfrentarse a la sabiduría y al Espíritu con que hablaba". Su figura fue tan ejemplar en la vida de la primera comunidad cristiana de Jerusalén que dos capítulos de los Hechos narran su historia. Cabe destacar que Esteban no se detuvo con la acción caritativa sino que también predicó. Él nos demuestra que la comunicación del Evangelio y el amor por los pobres son tareas esenciales de la vida de todo creyente. No están los expertos en comunicar el Evangelio por una parte y los de la caridad por la otra. El Evangelio es uno solo: el que lleva a vivir personalmente el amor de Dios y el amor por los pobres. La predicación de Esteban se sustentaba por los "signos" de amor que todos podían ver y que daban autoridad y poder de atracción a sus palabras. Incluso los miembros del Sanedrín quedaron admirados de este modo de vivir de Esteban. El autor de los Hechos no deja de destacarlo cuando Esteban fue llamado al Sanedrín para defenderse: "todos los que estaban sentados en el Sanedrín, vieron su rostro como el rostro de un ángel". El rostro de Esteban recordaba el de Moisés, cuyo ministerio estuvo rodeado de un esplendor tan grande que los hijos de Israel no podían fijar la mirada en su rostro por la luz que emitía (Ex 34, 29 ss). Esteban, al igual que Moisés, era realmente un testigo del amor de Dios, un ángel enviado por el Señor. Así debería ser cada discípulo. Del mismo modo que el Maestro, también Esteban sufre primero el arresto y luego el juicio frente al Sanedrín. Y en el proceso es condenado con falsas acusaciones. La historia de los discípulos recuerda siempre a la del Maestro. Y Esteban, en este momento difícil de su vida, se siente aliviado por la fuerza y por el Espíritu del Señor que no abandona a nadie, sobre todo, en los momentos de dificultad.


14/06/2010
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo