Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

2Reyes 4,1-7

Una de las mujeres de la comunidad de los profetas clamó a Eliseo diciendo: "Tu siervo, mi marido, ha muerto; tú sabes que tu siervo temía a Yahveh. Pero el acreedor ha venido a tomar mis dos hijos para esclavos suyos." Eliseo dijo: "¿Qué puedo hacer por ti? Dime qué tienes en casa." Respondió ella: "Tu sierva no tiene en casa más que una orza de aceite." Dijo él: "Anda y pide fuera vasijas a todas tus vecinas, vasijas vacías, no te quedes corta. Entra luego y cierra la puerta tras de ti y tras de tus hijos, y vierte sobre todas esas vasijas, y las pones aparte a medida que se vayan llenando." Se fue ella de su lado y cerró la puerta tras de sí y tras de sus hijos; éstos le acercaban las vasijas y ella iba vertiendo. Cuando las vasijas se llenaron, dijo ella a su hijo: "Tráeme otra vasija." El dijo: "Ya no hay más." Y el aceite se detuvo. Fue ella a decírselo al hombre de Dios, que dijo: "Anda y vende el aceite y paga a tu acreedor, y tú y tus hijos viviréis de lo restante."

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

En el capítulo cuatro se narran algunos milagros de Eliseo que recuerdan a los ya realizados por Elías. Se podría decir que la Palabra de Dios continúa su obra en la historia de los hombres. El primer milagro es la multiplicación del aceite para favorecer a una viuda, cuyo marido era miembro de la comunidad de profetas. Ella, con total confianza dirige su invocación al profeta para que le ayude a pagar una deuda, pues de no saldarla el acreedor la obligaría a vender como esclavos a sus hijos. A la pregunta del profeta sobre qué tenía ella en casa, contesta que sólo tiene un frasco de aceite de perfume. Es una afirmación que recuerda muchas otras escenas evangélicas que manifiestan la pobreza de quien pide ayuda pero es rico, en cambio, en invocaciones. Eliseo, conmovido por la fe de aquella mujer que no se resigna sino que pone su confianza en la fuerza del profeta, le organiza un milagro. No hace un gesto mágico, sino que pide a aquella mujer que vaya a pedir las vasijas vacías de sus vecinos. Luego le dice que entre en su casa y que cierre la puerta tras de sí. Es una exhortación que Jesús hará a los discípulos cuando les invita a rezar: "Cuando vayas a orar, entra en tu aposento y, después de cerrar la puerta, ora a tu Padre, que está allí, en lo secreto" (Mt 6, 6). Aquellas vasijas vacías se van llenando poco a poco de aceite hasta arriba. La viuda, al ver lo sucedido, vuelve de nuevo adonde el profeta: quiere ponerse totalmente bajo su palabra. Sabe que puede depositar su confianza en él. Y el profeta le dice que venda aquel aceite fruto del milagro. Y con lo obtenido de la venta no sólo cancela la deuda sino que se asegura un futuro para ella y para sus hijos. Podemos comparar esta escena al milagro de la predicación que llena nuestros corazones, vacíos y fríos, con el amor y la fuerza del Señor. No sólo nosotros mismos encontramos la salvación, sino que además nos convertimos en fuente de amor y de misericordia para los demás. Lo que se nos pide a nosotros es que obedezcamos la Palabra de Dios del mismo modo que hizo aquella viuda, que, actuando así, salvó su vida y la de sus hijos.


22/06/2010
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo