Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Memoria del apóstol Tomás. Confesó a Jesús como su Señor y, según la tradición, dio testimonio de él hasta la India.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si morimos con él, viviremos con él,
si perseveramos con él, con él reinaremos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan 20,24-29

Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Los otros discípulos le decían: «Hemos visto al Señor.» Pero él les contestó: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos y no meto mi dedo en el agujero de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré.» Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro y Tomás con ellos. Se presentó Jesús en medio estando las puertas cerradas, y dijo: «La paz con vosotros.» Luego dice a Tomás: «Acerca aquí tu dedo y mira mis manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo sino creyente.» Tomás le contestó: «Señor mío y Dios mío.» Dícele Jesús: «Porque me has visto has creído.
Dichosos los que no han visto y han creído.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si morimos con él, viviremos con él,
si perseveramos con él, con él reinaremos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Los Evangelios nos presentan a Tomás como un hombre valiente e impulsivo. Él impulsa a los demás discípulos a ir con el Maestro a Judea, a la casa de su amigo Lázaro que está enfermo. No obstante, es el último de los apóstoles que cree en la resurrección de Jesús. El evangelista Juan explica que no está con los demás en el cenáculo el día de Pascua y cuando le dicen que han visto al Señor resucitado, Tomás profesa toda su incredulidad. Ocho días después, Jesús vuelve y esta vez está también Tomás; lo llama por su nombre y lo invita a poner sus manos en las heridas de los clavos y de la lanza. Tomás, al oír la voz del Maestro, siente que éste le llega al corazón y deja de lado su dureza. Ya no necesita tocar con la mano aquel cuerpo todavía herido, a pesar de estar resucitado. Le basta oír que lo llaman por su nombre. Le pasó lo mismo a María, la mañana de Pascua, cuando reconoció a Jesús al oír que éste la llamaba por su nombre. Tomás, al igual que María, se ve superado por el amor. Por eso se convierte en testigo apasionado y tenaz de la buena noticia. La tradición indica que Tomás llegó hasta la India para predicar el Evangelio, realmente hasta los confines de la tierra.


03/07/2010
Memoria de los ap


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo