Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Memoria de san Esteban (+ 1038), rey de Hungría. Se convirtió al Evangelio y fomentó la evangelización en su país.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 19,16-22

En esto se le acercó uno y le dijo: «Maestro, ¿qué he de hacer de bueno para conseguir vida eterna?» El le dijo: «¿Por qué me preguntas acerca de lo bueno? Uno solo es el Bueno. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.» «¿Cuáles?» - le dice él. Y Jesús dijo: «No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo.» Dícele el joven: «Todo eso lo he guardado; ¿qué más me falta?» Jesús le dijo: «Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en los cielos; luego ven, y sígueme.» Al oír estas palabras, el joven se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La pregunta sobre cómo alcanzar la vida eterna es la pregunta que nos hacemos todos nosotros, mayoritariamente hijos de un mundo rico, o como mínimo, muy apegados a nuestras cosas. Jesús, como si quisiera evitar todo equívoco, dice que sólo Dios es bueno, no nosotros. Aquel joven contesta diciendo que nunca ha dejado de observar los mandamientos. Siente que ha hecho lo que debe, ¿qué más le falta? Pensaba que merecía la vida eterna. En realidad la vida eterna no la podemos obtener con nuestros méritos porque no es algo que se compre o a lo que se tenga derecho. La vida eterna es elegir a Jesús por encima de cualquier otra cosa, por encima incluso de uno mismo y de las riquezas que uno tiene. Jesús no replica añadiendo un undécimo mandamiento; sólo dice: "Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en los cielos; luego sígueme". Es la propuesta de un ideal elevado: "si quieres ser perfecto". No es un consejo reservado a algunos, a los mejores o a los más valientes. La escuela del Señor no es selectiva. La perfección es para todos y está al alcance de cada uno de nosotros porque se alcanza por el corazón. El corazón es perfecto cuando es totalmente de Dios y no está dividido con otras cosas. El hombre perfecto y la mujer perfecta son los que han comprendido que no se puede servir a Dios y al dinero (Mt 6, 24). Si alguien ama a Dios por encima de todas las cosas, es lógico que reparta sus riquezas entre los pobres. Aquel joven, por desgracia, no tuvo la valentía de dejar sus riquezas y de ponerse a seguir al Señor. Pensaba que la felicidad consistía en poseer riquezas, pero se equivocaba. El evangelista puntualiza que "se marchó entristecido". Esta página evangélica enseña también hoy cuál es el camino de la salvación y de la felicidad: seguir al Señor más que aferrarse a las riquezas que tenemos.


16/08/2010
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
MAR
26
Domingo 26 de marzo
Liturgia del domingo
MAR
27
Lunes 27 de marzo
Memoria de los pobres
MAR
28
Martes 28 de marzo
Memoria de la Madre del Señor
MAR
29
Miércoles 29 de marzo
Memoria de los santos y de los profetas
MAR
30
Jueves 30 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
31
Viernes 31 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
ABR
1
Sábado 1 de abril
Vigilia del domingo
ABR
2
Domingo 2 de abril
Liturgia del domingo