Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 23,27-32

«¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, pues sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera parecen bonitos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia! Así también vosotros, por fuera aparecéis justos ante los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía y de iniquidad. «¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, porque edificáis los sepulcros de los profetas y adornáis los monumentos de los justos, y decís: "Si nosotros hubiéramos vivido en el tiempo de nuestros padres, no habríamos tenido parte con ellos en la sangre de los profetas!" Con lo cual atestiguáis contra vosotros mismos que sois hijos de los que mataron a los profetas. ¡Colmad también vosotros la medida de vuestros padres!

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Con estos últimos "ay de vosotros", el sexto y el séptimo, se cierra la invectiva de Jesús hacia los escribas y los fariseos. Los compara a sepulcros blanqueados fuera y llenos de muerte por dentro. Cambia la imagen pero continúa la acusación contra la hipocresía, contra la corrupción interior enmascarada por las prácticas externas. El espíritu farisaico lleva a ser escrupuloso en las prácticas externas pero deja vacío el corazón, aleja de la misericordia y del amor. Es algo que afecta también a los discípulos. El Evangelio, en efecto, no puede ser sólo una serie de prácticas externas, debe invadir el corazón y transformarlo para que una vida formada por sentimientos fríos, duros e insensibles como la muerte pueda resucitar. Es fácil hacerse juez de los demás para esconder la debilidad y la necesidad que todos tenemos de ser ayudados por el Señor para llegar a ser hombres y mujeres mejores. Cuando nos sentimos justos somos más fácilmente inhumanos; en cambio, reconocer nuestra debilidad y nuestro pecado nos impulsa a ser más atentos y más misericordiosos. Jesús, por último, condena a quien se dirige al pasado para continuar oprimiendo a los débiles y para continuar imponiendo prácticas vacías y duras. De ese modo se continúa alejando de uno mismo y de la gente al Evangelio del amor. Lo importante es "escuchar hoy la voz del Señor" y cambiar el corazón.


25/08/2010
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo