Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 5,1-11

Estaba él a la orilla del lago Genesaret y la gente se agolpaba sobre él para oír la Palabra de Dios, cuando vio dos barcas que estaban a la orilla del lago. Los pescadores habían bajado de ellas, y lavaban las redes. Subiendo a una de las barcas, que era de Simón, le rogó que se alejara un poco de tierra; y, sentándose, enseñaba desde la barca a la muchedumbre. Cuando acabó de hablar, dijo a Simón: «Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar.» Simón le respondió: «Maestro, hemos estado bregando toda la noche y no hemos pescado nada; pero, en tu palabra, echaré las redes.» Y, haciéndolo así, pescaron gran cantidad de peces, de modo que las redes amenazaban romperse. Hicieron señas a los compañeros de la otra barca para que vinieran en su ayuda. Vinieron, pues, y llenaron tanto las dos barcas que casi se hundían. Al verlo Simón Pedro, cayó a las rodillas de Jesús, diciendo: «Aléjate de mí, Señor, que soy un hombre pecador.» Pues el asombro se había apoderado de él y de cuantos con él estaban, a causa de los peces que habían pescado. Y lo mismo de Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Jesús dijo a Simón: «No temas. Desde ahora serás pescador de hombres.» Llevaron a tierra las barcas y, dejándolo todo, le siguieron.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jesús hasta ahora ha hablado a la muchedumbre, a aquellos hombres y aquellas mujeres vejados y abatidos que parecían como ovejas sin pastor. No son sólo las muchedumbres de ayer; en ellas vemos también a las muchedumbres de hoy. ¡Cuántas personas, cuántos pueblos siguen aún hoy sin guías verdaderos y sin nadie que se ocupe de ellos! Frente a aquel considerable número de personas que piden ayuda, Jesús no decide hacerlo todo solo, aunque sabe que él es el origen de todo "poder" bueno, no se siente una especie de héroe solitario. Para responder a las necesidades de todos, reúne a su alrededor a una pequeña comunidad de discípulos para que estén con él y le ayuden en su tarea de misericordia. No es, pues, ninguna casualidad que suba a la barca de Simón para hablar a la gente que se había quedado en la orilla. En esta imagen encontramos un espléndido icono de lo que es la Iglesia. Al finalizar de hablar, le pide a Pedro que vaya mar adentro y tire las redes. Pedro y los demás que estaban con él habían estado pescando toda la noche y no habían pescado nada. Jesús no estaba con ellos. Y sin él no podían hacer nada. Pedro, aun estando cansado, escucha el mandamiento de Jesús y, aunque no comprendía, obedece. Y se produce una pesca milagrosa. Era tan abundante que tuvieron que llamar a los demás para que les ayudaran. Al verlo, los cuatro pescadores quedaron presos del asombro, lo dejaron todo y, siguiendo la invitación de Jesús, se pusieron a seguirle, convirtiéndose así, como él, en pescadores de hombres. Aquel día empezó la historia de esta singular fraternidad que es la Iglesia. El Evangelio continúa llamando a nuevos brazos para que la red de la misericordia crezca y no deje a nadie fuera.


02/09/2010
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
MAR
26
Domingo 26 de marzo
Liturgia del domingo
MAR
27
Lunes 27 de marzo
Memoria de los pobres
MAR
28
Martes 28 de marzo
Memoria de la Madre del Señor
MAR
29
Miércoles 29 de marzo
Memoria de los santos y de los profetas
MAR
30
Jueves 30 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
31
Viernes 31 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
ABR
1
Sábado 1 de abril
Vigilia del domingo
ABR
2
Domingo 2 de abril
Liturgia del domingo