Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ester 5,1-5

Al tercer día, se revistió de reina. Franqueando todas las puertas, llegó hasta la presencia del rey; estaba el rey sentado en el trono real, y alzando su rostro, en dulzura, y tomando el rey el cetro de oro, lo puso sobre el cuello de Ester. El rey le preguntó: "¿Qué sucede, reina Ester? ¿Qué deseas? Incluso la mitad del reino te será dada." Respondió Ester: "Si al rey le place, venga hoy el rey, con Amán, al banquete que le tengo preparado." Respondió el rey: "Avisad inmediatamente a Amán para que se cumpla el deseo de Ester." El rey y Amán fueron al banquete preparado por Ester,

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ester se prepara para presentarse ante el rey y el texto judío subraya sólo sus andares de reina: la expresión judía se podría traducir como "se revistió de realeza", indicando así no sólo el vestido sino la conciencia de ser reina. Ester es prevenida, totalmente responsable, atenta a los intereses del reino (cf. cap. 7), hermana de su pueblo, no piensa en ella, no busca privilegios, se da, se expone por los demás. El texto griego (indicado con letras alfabéticas), en cambio, acentúa la belleza de Ester y el esplendor del rey y convierte el encuentro en un choque dramático de dos rayos y de los sentimientos que producen. En última instancia el rey extiende su cetro y salva a Ester, que le invita a un banquete para él y para el poderoso Amán. Para la redacción judía es suficiente que el rey acoja a Ester para dar a entender que la salvación de los judíos pasará a través de ella, convertida en reina para eso: el Señor está presente en la sucesión de acontecimientos, incluida la simpatía que el rey tiene hacia Ester; basta una indicación para volver a las palabras de Mardoqueo (cf. 4,13-14). El texto griego, en cambio, subraya los sentimientos que impulsan tanto a Ester como al rey y la acción directa de Dios. Ester ya no es la reina fuerte y decidida sino una mujer emotiva que no resiste a la tensión del momento. Ester parece muy astuta pero necesita la ayuda del Señor. El rey se conmueve por la débil ternura de la reina, la toma en brazos y la salva. La verdadera belleza de Ester está en la conciencia de ser responsable no sólo de sí misma, sino también de su pueblo. Es el vértice de la realeza del hombre y de la mujer a los que el Señor ha confiado el "dominio" del universo. El vértice de la realeza del hombre y de la mujer se muestra cuando no la viven para sí mismos sino para todos. El texto griego insiste: Ester parece estar deslumbrada frente a la "gloria" del rey, que no es sólo esplendor externo, sino el peso, el alcance de su poder real, un poder de vida y de muerte que también suscita terror, aunque esta vez el rey se presenta a Ester como un "ángel" de vida y con un rostro luminoso mientras se vuelve hacia una actitud de benevolencia y misericordia. Ester casi descubre en él la manifestación (el término utilizado es epiphaneia) de Dios. Frente al miedo de Ester, el rey dice: "Yo soy tu hermano…", expresión que en boca de un hombre dos veces "señor" (es marido y rey), no puede sino ser consecuencia de la sugerencia del Señor, que quiere la vida y no la muerte de los pueblos.


23/09/2010
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo