Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Memoria de san Miguel arcángel. La Iglesia etíope, una de las primeras de África, lo venera como protector.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Apocalipsis 1,1-3

Revelación de Jesucristo; se la concedió Dios para manifestar a sus siervos lo que ha de suceder pronto; y envió a su Ángel para dársela a conocer a su siervo Juan, el cual ha atestiguado la Palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo: todo lo que vio. Dichoso el que lea y los que escuchen las palabras de esta profecía y guarden lo escrito en ella, porque el Tiempo está cerca.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Es el último libro del Nuevo Testamento y debe su nombre a la primera palabra: "apocalipsis", que significa revelación. En realidad, toda la Sagrada Escritura es una revelación del misterio de amor de Dios. Y si el Primer Testamento revela el misterio del amor de Dios y de su plan de salvación, este último libro del Nuevo Testamento revela el misterio de Jesús que ha venido a salvar al mundo del pecado y de la muerte mediante su muerte y su resurrección. El libro -como indica el autor, que según la tradición es Juan- también es una "profecía" (v. 3), es decir, una revelación del sentido de la vida, de aquel hilo conductor del amor de Dios que atraviesa y cohesiona la maraña de la historia humana hasta su cumplimiento en el cielo. Al terminar el texto, Juan utiliza palabras similares a las del inicio: "El Señor Dios, que inspira a los profetas, ha enviado a su ángel para manifestar a sus siervos lo que ha de suceder pronto. Mira, vengo pronto. Dichoso el que guarde las palabras proféticas de este libro" (22, 6-7). Jesús le comunica a Juan lo que ha recibido del Padre a través de un ángel. En efecto, siempre hace falta un ángel para oír y comprender el misterio de Dios. Ya el profeta Amós decía: "Nada hace el Señor sin revelar su secreto a sus siervos los profetas" (3, 7). La revelación, efectivamente, nunca es un proceso cerrado en cada uno de nosotros, no es una especie de autorrevelacion. Todos somos invitados a salir de nosotros mismos y a ponernos a escuchar a Otro. El Señor envía siempre a un ángel que nos habla y nos explica el Evangelio. Y aquel que, a su vez, lo comunica, como Juan, se convierte en un "siervo" de aquella palabra: no es enviado a comunicarse a sí mismo, sino a comunicar la Palabra de Dios, la voluntad de Dios, el pensamiento de Dios y los acontecimientos inminentes, "lo que ha de suceder pronto" (v. 1). Por eso Juan puede pronunciar la primera de las siete bienaventuranzas que atraviesan este libro: "dichoso el que lea y los que escuchen las palabras de esta profecía". Es una invitación personal ("dichoso el que lea") y al mismo tiempo común ("los que escuchen") a escuchar a Aquel que habla. La Palabra de Dios debe escucharse personalmente para que se creen aquellos vínculos que permiten que un grupo de extraños se conviertan en una comunidad de creyentes.


29/09/2010
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
JUN
18
Domingo 18 de junio
Fiesta del Cuerpo de Cristo
JUN
19
Lunes 19 de junio
Oración por la Paz
JUN
20
Martes 20 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
21
Miércoles 21 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
22
Jueves 22 de junio
Memoria de la Iglesia
JUN
23
Viernes 23 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUN
24
Sábado 24 de junio
Vigilia del domingo
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo