Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Apocalipsis 7,1-8

Después de esto, vi a cuatro Ángeles de pie en los cuatro extremos de la tierra, que sujetaban los cuatro vientos de la tierra, para que no soplara el viento ni sobre la tierra ni sobre el mar ni sobre ningún árbol. Luego vi a otro Ángel que subía del Oriente y tenía el sello de Dios vivo; y gritó con fuerte voz a los cuatro Ángeles a quienes se había encomendado causar daño a la tierra y al mar: «No causéis daño ni a la tierra ni al mar ni a los árboles, hasta que marquemos con el sello la frente de los siervos de nuestro Dios.» Y oí el número de los marcados con el sello: 144.000 sellados, de todas las tribus de los hijos de Israel. De la tribu de Judá 12.000 sellados; de la tribu de Rubén 12.000; de la tribu de Gad 12.000; de la tribu de Aser 12.000; de la tribu de Neftalí 12.000; de la tribu de Manasés 12.000; de la tribu de Simeón 12.000; de la tribu de Leví 12.000; de la tribu de Isacar 12.000; de la tribu de Zabulón 12.000; de la tribu de José 12.000; de la tribu de Benjamín 12.000 sellados.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Al abrir este sello, el apóstol tiene una nueva visión: cuatro ángeles que están en los respectivos ángulos de la tierra (la visión antigua concebía una tierra cuadrangular) para detener los vientos. Es como si detuvieran el estallido del día de la "gran ira". Y entonces aparece otro ángel, el del sello, que viene de Oriente, y que atrasa el "final". Podríamos decir que la misericordia de Dios atrasa el "final" para salvar de la obra destructora causada por los malvados a aquellos que están destinados a ser salvados. Antes del "final", el Señor envía al ángel a marcar en la frente con su signo a aquellos que deberán salvarse: los marca con la "tau", la última letra del alfabeto hebreo, que normalmente hacía las veces de firma. Era la "firma" de Dios sobre sus hijos; el poder del mal no podía tocarlos. En ese sentido profetizó también Ezequiel cuando recuerda el signo (la "tau" o cruz) con que se marcó a los israelitas que no se habían sometido a la idolatría en el momento trágico de la destrucción de Jerusalén (Ez 9, 4) y que, de ese modo, fueron salvados. Juan ve a un primer grupo de personas que hay que "marcar". Provienen todas de las doce tribus de Israel. La cifra total de ciento cuarenta y cuatro mil es simbólica, y significa totalidad, perfección, plenitud. Podríamos comparar este primer grupo al pueblo de la primera alianza: Dios lo ha elegido como suyo para siempre. Es el misterio de la salvación del pueblo de Israel. En esa perspectiva podemos ver juntos, cristianos y judíos, la espera del Mesías que nos salva del poder del Mal y nos introduce en el cielo de la paz plena y definitiva.


20/10/2010
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo