Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Francisco Javier, jesuita del siglo XVI, misionero en India y Japón.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 9,27-31

Cuando Jesús se iba de allí, al pasar le siguieron dos ciegos gritando: «¡Ten piedad de nosotros, Hijo de David!» Y al llegar a casa, se le acercaron los ciegos, y Jesús les dice: «¿Creéis que puedo hacer eso?» Dícenle: «Sí, Señor.» Entonces les tocó los ojos diciendo: «Hágase en vosotros según vuestra fe.» Y se abrieron sus ojos. Jesús les ordenó severamente: «¡Mirad que nadie lo sepa!» Pero ellos, en cuanto salieron, divulgaron su fama por toda aquella comarca.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Cuando salió de la casa del jefe de la sinagoga, Jesús es seguido por dos ciegos que le dirigen una oración simple: "¡Ten piedad de nosotros, Hijo de David!". Es una invocación que encontramos frecuentemente en los Evangelios. Y la Iglesia nos la hace repetir al comienzo de cada Misa: "¡Señor, piedad!". Ante la grandeza del Señor esta es la primera y más importante oración que podemos dirigirle a Él: somos pobres mendigos de amor. Una vez dentro de la casa, Jesús acoge a los dos ciegos y habla con ellos. La curación no es un ejercicio de magia ni tampoco el fruto de ritos o prácticas esotéricas. Esta se produce siempre dentro de una relación personal con Jesús: es necesario encontrar sus ojos, su corazón, es necesario unirse a él con confianza. Jesús pregunta a los dos ciegos: "¿Creéis que puedo hacer eso?". Es la pregunta de la fe, de la confianza en él. Sin esta relación personal, directa, no es posible curación alguna. Cuando los dos ciegos respondieron afirmativamente a la pregunta, Jesús tocó sus ojos y dijo: "Hágase en vosotros según vuestra fe". Y los ojos de los dos se abrieron. Jesús parece casi obedecer a lo que los dos ciegos le piden, como subrayando que no es posible el milagro sin su fe, sin su implicación. Hay como una proporcionalidad entre la fe y la curación. En la Carta de Santiago está escrito: "No tenéis porque no pedís. Pedís y no recibís porque pedís mal" (4, 2). Ciertamente, el Señor sabe anticipadamente lo que necesitamos (Mt 6, 8), pero la oración hecha con fe inclina el corazón del Señor hacia nuestra petición. Es una enseñanza preciosa que debemos hacer nuestra. La fe es ante todo abandono al Señor que viene para salvarnos de toda esclavitud y para liberarnos de toda ceguera. Confiemos nuestra vida al Señor para tener la luz y caminar por sus caminos. Jesús advirtió a los dos ciegos curados de que no hablaran a nadie de lo que les había ocurrido. Quizá quería hacerles comprender que no había venido para su gloria, sino para salvar a los que necesitaban ayuda. ¡Qué distancia de nosotros y de nuestras costumbres! Por mucho menos nosotros nos gloriamos y nos mostramos a los demás. Esta página evangélica nos invita a imitar al Señor que acoge el grito de los pobres y los libera de su esclavitud.


03/12/2010
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo