Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Marcos 10,46-52

Llegan a Jericó. Y cuando salía de Jericó, acompañado de sus discípulos y de una gran muchedumbre, el hijo de Timeo (Bartimeo), un mendigo ciego, estaba sentado junto al camino. Al enterarse de que era Jesús de Nazaret, se puso a gritar: «¡Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí!» Muchos le increpaban para que se callara. Pero él gritaba mucho más: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!» Jesús se detuvo y dijo: «Llamadle.» Llaman al ciego, diciéndole: «¡Animo, levántate! Te llama.» Y él, arrojando su manto, dio un brinco y vino donde Jesús. Jesús, dirigiéndose a él, le dijo: «¿Qué quieres que te haga?» El ciego le dijo: «Rabbuní, ¡que vea!» Jesús le dijo: «Vete, tu fe te ha salvado.» Y al instante, recobró la vista y le seguía por el camino.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jericó, para quien llega a la actual Cisjordania, es la ciudad a través de la cual se entra en Israel, la penúltima etapa del camino de Jesús antes de llegar a Jerusalén. Fuera de la ciudad (y podríamos decir que fuera de la vida y de la consideración) hay un ciego, Bartimeo, que pide limosna siempre en ese lugar. Al escuchar que Jesús pasa grita su desesperación con todas sus fuerzas. La muchedumbre, cruel como sucede a menudo, se entromete para hacerle callar; quizá también los discípulos se unieran a ella, dejándose llevar por la actitud de la mayoría. Y además, los pobres y los débiles molestan siempre. Pero para Bartimeo no queda otra esperanza, y por eso no deja de gritar, incluso más fuerte, para hacerse oír del joven profeta de Nazaret. Jesús oye su grito, escucha esa oración, se para y lo hace llamar. Bartimeo, al sentir que Jesús le llama, se pone en pie de un salto y corre hacia él, aunque todavía no ve nada. Para moverse le basta escuchar aquella palabra: la obedece y llega a Jesús. Todavía no ve, pero aquella voz amiga le habla al corazón e inmediatamente el ciego siente que le vuelve la vista. ¡Bienaventurados los ojos de Bartimeo, que nada más abrirse han visto el rostro bueno de Jesús! No espera ni un instante, y como hicieron los primeros discípulos, también Bartimeo comienza a seguirle. Su historia es la de todo discípulo.


03/03/2011
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo