Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 12,1-8

En aquel tiempo cruzaba Jesús un sábado por los sembrados. Y sus discípulos sintieron hambre y se pusieron a arrancar espigas y a comerlas. Al verlo los fariseos, le dijeron: «Mira, tus discípulos hacen lo que no es lícito hacer en sábado.» Pero él les dijo: «¿No habéis leído lo que hizo David cuando sintió hambre él y los que le acompañaban, cómo entró en la Casa de Dios y comieron los panes de la Presencia, que no le era lícito comer a él, ni a sus compañeros, sino sólo a los sacerdotes? ¿Tampoco habéis leído en la Ley que en día de sábado los sacerdotes, en el Templo, quebrantan el sábado sin incurrir en culpa? Pues yo os digo que hay aquí algo mayor que el Templo. Si hubieseis comprendido lo que significa aquello de: Misericordia quiero, que no sacrificio, no condenaríais a los que no tienen culpa. Porque el Hijo del hombre es señor del sábado.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Los fariseos no pierden ocasión para pensar mal de Jesús (y de sus discípulos), y acusarlo. Podríamos identificar el fariseísmo con la actitud de quien intenta salvarse a sí mismo acusando a los demás, tal vez cubriéndose tras alguna regla. Es un modo sutil de ser malo. Los fariseos reprenden a Jesús porque deja que sus discípulos arranquen algunas espigas de trigo por el camino, en sábado. Pero él responde con dos ejemplos que ponen de manifiesto su avaricia y su ceguera. Y sobre todo reafirma, con las palabras de Oseas, la grandeza del corazón de Dios: "Misericordia quiero, que no sacrificio" (Os 9, 13). El Señor no quiere una observancia fría y exterior de las normas, sino el corazón del creyente. No se trata de despreciar las normas. Aun así, por encima de toda norma está la compasión, que es un don que hay que pedir a Dios porque no viene de nuestro carácter ni de nuestras cualidades sino de Dios. Y realmente esa dimensión siempre ha estado presente en la revelación bíblica. En algunos comentarios hebreos, por ejemplo, se lee: "El Sábado se os entregó a vosotros, y no vosotros al Sábado". Y algún comentador explica que los rabinos sabían que la religiosidad exagerada podía poner en peligro el cumplimiento de la esencia de la ley: "No hay nada más importante, según la Torá, que salvar la vida humana... Incluso cuando hay solo una mínima probabilidad de que esté en juego una vida, se puede prescindir de las prohibiciones de la ley". Jesús exalta el espíritu de la ley que llevaba a poner a Dios y al hombre al centro de la ley. En definitiva, da la interpretación auténtica. El Sábado demuestra la presencia cariñosa de Dios en la que Dios está presente con cariño en la historia humana. El Señor Jesús es el rostro cariñoso de Dios. Por eso repite que quiere misericordia, no sacrificio.


15/07/2011
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo