Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 13,44-46

«El Reino de los Cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo que, al encontrarlo un hombre, vuelve a esconderlo y, por la alegría que le da, va, vende todo lo que tiene y compra el campo aquel.» «También es semejante el Reino de los Cielos a un mercader que anda buscando perlas finas, y que, al encontrar una perla de gran valor, va, vende todo lo que tiene y la compra.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Evangelio que se nos ha anunciado es una insistente invitación a acoger en nuestro corazón el misterio del Reino de los Cielos. Las dos parábolas ponen de relieve la decisión del campesino, primero, y del mercader, después, de vender todo lo que tienen para apostarlo todo al tesoro que han descubierto. En la primera se habla de un campesino que casualmente lo encuentra en el campo en el que está trabajando. Como el campo no es suyo, debe comprarlo si quiere quedarse con el tesoro. De ahí la decisión de arriesgar todos sus bienes para no perder aquella ocasión realmente excepcional. El protagonista de la segunda parábola es un rico mercader de joyas que, como experto conocedor, ha detectado en el bazar una perla de raro valor. También él decide apostarlo todo por aquella perla, hasta el punto de que vende las demás. Ante estos descubrimientos, en ambos casos inesperados, la decisión es clara y firme. Sin duda se trata de vender todo lo que se tiene, porque la compra no tiene parangón. Hace falta una inteligencia y una astucia mercantil no indiferente, tal como indica la rápida consecución de los actos de ambos compradores: ambos encuentran, mantienen en secreto, venden y compran. Y sobre todo, manifiestan un interés tan grande por aquel descubrimiento que se lo juegan todo. Lo que venden es poco en comparación a lo que compran. El "Reino de los Cielos" vale ese afán y la venta de cosas menos preciosas. El mensaje evangélico es clarísimo: no hay nada que valga tanto como el Reino de Dios, por el que vale la pena dejarlo todo. Es una decisión ante todo inteligente. ¡Cuántas veces estamos dispuestos a venderlo todo, incluso el alma, para poseer lo que nos interesa y, además, vale poco la pena! El problema es si realmente nos interesa el Señor y su amistad, y si somos capaces de comprender la alegría y la plenitud de vida que se nos presenta "inesperadamente", como les pasó a aquel campesino y a aquel mercader que hoy nos indican eficazmente el camino que debemos seguir.


27/07/2011
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
MAR
26
Domingo 26 de marzo
Liturgia del domingo
MAR
27
Lunes 27 de marzo
Memoria de los pobres
MAR
28
Martes 28 de marzo
Memoria de la Madre del Señor
MAR
29
Miércoles 29 de marzo
Memoria de los santos y de los profetas
MAR
30
Jueves 30 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
31
Viernes 31 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
ABR
1
Sábado 1 de abril
Vigilia del domingo
ABR
2
Domingo 2 de abril
Liturgia del domingo