Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 22,34-40

Mas los fariseos, al enterarse de que había tapado la boca a los saduceos, se reunieron en grupo, y uno de ellos le preguntó con ánimo de ponerle a prueba: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento mayor de la Ley?» El le dijo: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el mayor y el primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este pasaje evangélico se coloca en el clima de fuerte polémica entre Jesús y las distintas facciones adversas de Jerusalén. Jesús acaba de rebatir los argumentos de los saduceos en una polémica sobre la resurrección de los muertos. Derrotados los saduceos por las respuestas de Jesús, se presentan los fariseos. Es la violencia del mal que continúa poniendo a prueba a las generaciones cristianas para alejarlas de Dios y de las enseñanzas evangélicas. Los fariseos se organizan y una vez más ponen a prueba a Jesús. Y uno de ellos lo interroga sobre el corazón de la Ley: "Maestro, ¿cuál es el mandamiento mayor de la Ley?". La respuesta de Jesús es inmediata y clara: el amor hacia Dios y hacia el prójimo es el centro alrededor del que gira "toda la ley y los Profetas". Las corrientes religiosas del judaísmo habían codificado 613 preceptos, de los que 365 eran negativos y 248 eran positivos. Era una mole de disposiciones, aunque no todas del mismo valor. No obstante, quedaba claro cuál era el primero: "Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas" (Dt 6, 45). También era conocido el precepto de amar al prójimo. La originalidad de la respuesta de Jesús no radica en recordar los dos, sino en vincularlos íntimamente hasta el punto de unificarlos. El mandamiento referente al amor del prójimo queda asimilado al primero y máximo mandamiento sobre el amor íntegro y total a Dios, en cuanto pertenece a la misma categoría de principio unificador y fundamental. Jesús afirma que el camino para llegar a Dios se cruza necesariamente con el que lleva a los hombres. De ese modo quedan derrotados de raíz tanto el apego farisaico a los preceptos como el espiritualismo ritual. El amor de Dios y el amor por el prójimo incluyen toda la Ley. Jesús, antes que nadie, observa ese doble mandamiento y es el ejemplo más alto al que podemos mirar para amar a Dios y al prójimo. Jesús no antepuso nada al amor del Padre, ni siquiera su vida. Lo dio todo por amor a los hombres, incluso su vida. Y los primeros a los que amó fueron los pobres y los débiles: los curó y los defendió. Sí, defendiéndoles a ellos se defiende a Dios. Juan, el evangelista, llega a decir que "nosotros hemos pasado de la muerte a la vida porque amamos a los hermanos" (1 Jn 3, 14). Y no solo eso. Dios no parece ni siquiera competir con el amor por los hombres; en un cierto sentido no insiste en la reciprocidad del amor (es obvio que debe existir). Jesús, en efecto no pide: "Amadme, como yo os he amado"; sino: "Amaos como yo os he amado".


19/08/2011
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
MAR
26
Domingo 26 de marzo
Liturgia del domingo
MAR
27
Lunes 27 de marzo
Memoria de los pobres
MAR
28
Martes 28 de marzo
Memoria de la Madre del Señor
MAR
29
Miércoles 29 de marzo
Memoria de los santos y de los profetas
MAR
30
Jueves 30 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
31
Viernes 31 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
ABR
1
Sábado 1 de abril
Vigilia del domingo
ABR
2
Domingo 2 de abril
Liturgia del domingo