Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 9,51-56

Sucedió que como se iban cumpliendo los días de su asunción, él se afirmó en su voluntad de ir a Jerusalén, y envió mensajeros delante de sí, que fueron y entraron en un pueblo de samaritanos para prepararle posada; pero no le recibieron porque tenía intención de ir a Jerusalén. Al verlo sus discípulos Santiago y Juan, dijeron: «Señor, ¿quieres que digamos que baje fuego del cielo y los consuma?» Pero volviéndose, les reprendió; y se fueron a otro pueblo.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Con este pasaje Lucas da inicio a la sección central de su Evangelio: el viaje de Jesús con los discípulos hacia Jerusalén que terminará con la ascensión de Jesús al cielo y su retorno al Padre. Hasta ahora Jesús ha estado en Galilea, pero sabía que el Evangelio -incluso a costa de su muerte- debía ser predicado en Jerusalén en el corazón del pueblo de Israel. Los discípulos querían detenerle, pero Jesús "se afirmó en su voluntad" de ir a la ciudad santa, indica el evangelista. No se quedó en los lugares que eran habituales para él, resguardados de los enemigos. No cayó en la tentación de la tranquilidad de su horizonte habitual como nos sucede a menudo a muchos de nosotros, que tal vez nos cubrimos con la excusa de nuestros límites, de nuestra diócesis, de nuestra parroquia, de nuestro barrio, etc. El Evangelio no soporta limitaciones y provincialismos, aunque eso signifique dificultades y enfrentamientos. Desde el inicio Jesús encuentra hostilidades y falta de acogida, pero no deja que le detengan. La obediencia al Padre y la urgencia de comunicar el Evangelio del amor tienen la primacía absoluta en su vida. Por eso Jesús, con decisión, es decir, obedeciendo gustosamente y con radicalidad a Dios, se pone en camino hacia Jerusalén. El evangelista indica que envió delante de él a algunos discípulos "para prepararle posada". La primera etapa era en un pueblo de Samaría. Los discípulos llegaron a un pueblo donde se encontraron con un claro rechazo por parte de los samaritanos de aquel pueblo. Era tanta la hostilidad que sentían hacia la capital judía, que no querían que fueran hacia Jerusalén. Santiago y Juan -justamente enojados- querían exterminar el pueblo entero. Pero Jesús contesta con amor a la frialdad de quien no quiere acogerlo y reprende duramente, indica Lucas, el celo violento de los dos discípulos. Una vez más se ve con claridad la visión evangélica de la vida que Jesús nos propone: para él no hay enemigos que destruir sino solo personas que amar. Y los discípulos son llamados a continuar su misión de preparar los corazones de los hombres para acoger al Señor, sabiendo que Él no quiere la muerte del pecador sino que se convierta y viva.


27/09/2011
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo