Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 11,5-13

Les dijo también: «Si uno de vosotros tiene un amigo y, acudiendo a él a medianoche, le dice: "Amigo, préstame tres panes, porque ha llegado de viaje a mi casa un amigo mío y no tengo qué ofrecerle", y aquél, desde dentro, le responde: "No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis hijos y yo estamos acostados; no puedo levantarme a dártelos", os aseguro, que si no se levanta a dárselos por ser su amigo, al menos se levantará por su importunidad, y le dará cuanto necesite.» Yo os digo: «Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué padre hay entre vosotros que, si su hijo le pide un pez, en lugar de un pez le da una culebra; o, si pide un huevo, le da un escorpión? Si, pues, vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan!»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

En el Evangelio que escuchamos ayer Jesús nos dio la oración del "Padrenuestro", un tesoro precioso que se ha convertido en compañía cotidiana de nuestra oración. Sin embargo, Jesús conoce las dudas que tienen los discípulos sobre la eficacia de la oración. Y quiere disiparlas de inmediato porque la oración es muy importante para los creyentes. Para ello narra dos parábolas. La primera, la del amigo inoportuno, es casi como un comentario a la cuarta invocación del "Padrenuestro", es decir "danos hoy nuestro pan cotidiano". Con esta parábola Jesús parece impulsar a los discípulos a ser también ellos "inoportunos" para con el Padre en la oración. Es necesario insistir, perseverar cuando pedimos: "pedid y se os dará", dice a los discípulos, precisamente como sucede en la parábola. La oración insistente -dice Jesús- parece obligar a Dios "a levantarse" y a satisfacer nuestra petición. Y Dios, continúa Jesús con la segunda parábola, no solo responderá, sino que dará siempre cosas buenas a los hijos. Él escucha siempre a aquellos que se dirigen a él con confianza. Realmente la oración -la del hijo que se abandona en todo al Padre- tiene una fuerza increíble, tiene la fuerza de "doblegar" a Dios hacia nosotros. Por eso en toda la tradición de la Iglesia la insistencia en la oración es uno de los pilares irrenunciables. Por desgracia -a causa, entre otros, de los ritmos de la vida actual- nos cuesta mucho rezar y a menudo no perseveramos en la oración, sobre todo en la oración común. Y no pocas veces nuestra confianza es realmente limitada. Dejemos que esta página evangélica toque nuestro corazón y descubriremos la fuerza y la eficacia de la oración en nuestra vida y en la vida de aquellos por los que rezamos. La oración salva la vida.


06/10/2011
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo