Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 14,12-14

Dijo también al que le había invitado: «Cuando des una comida o una cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a tus vecinos ricos; no sea que ellos te inviten a su vez, y tengas ya tu recompensa. Cuando des un banquete, llama a los pobres, a los lisiados, a los cojos, a los ciegos; y serás dichoso, porque no te pueden corresponder, pues se te recompensará en la resurrección de los justos.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jesús se dirige al fariseo que lo había acogido en casa y lo exhorta a invitar, las próximas veces, a aquellos que no pueden invitarle a casa a él porque son pobres o porque no pueden darle nada a cambio. Una vez más, Jesús da la vuelta totalmente a las reglas habituales de este mundo. Frente a la meticulosa atención que normalmente se utiliza para elegir a los invitados, él contrapone la amplitud y la generosidad para llamar a aquellos que no pueden dar nada a cambio. Y los enumera: pobres, lisiados, cojos y ciegos. Todos ellos, que están excluidos de la vida, son los que Jesús elige para que participen en el banquete que hay que preparar. Es una concepción nueva de las relaciones entre los hombres que Jesús vive en primer lugar: nuestras relaciones deben basarse no en la reciprocidad sino en la total gratuidad, en el amor unilateral, como es, precisamente, el amor de Dios que abraza a todos y especialmente a los pobres. Y la felicidad, contrariamente a lo que se suele pensar, consiste precisamente en extender el banquete de la vida a todos los excluidos, sin pretender recibir de ellos nada como recompensa. La recompensa verdadera, de hecho, es poder trabajar en el campo del amor, de la fraternidad y de la solidaridad. Además, solo en esta perspectiva se construye un mundo sobre bases sólidas y pacíficas. Por el contrario, la cada vez mayor distancia que hay entre quien está en la mesa de la vida y quien queda excluido de ella, como por desgracia pasa todavía hoy en el mundo, menoscaba de raíz la paz entre los pueblos. El mensaje del Evangelio es exactamente el contrario: la primacía de la gratuidad, como Jesús mismo vivió y proclamó, es una de las tareas más urgentes que los cristianos deben poner en la mesa de este mundo al inicio del nuevo milenio. Es una dimensión que parece difícil de vivir, pero es la única manera de evitar que el mundo, en el difícil momento histórico actual, caiga en el foso de la violencia. Quien comprende y vive esta dimensión del amor es bienaventurado hoy y recibirá mañana la recompensa "en la resurrección de los justos".


31/10/2011
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo