Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 21,12-19

«Pero, antes de todo esto, os echarán mano y os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y cárceles y llevándoos ante reyes y gobernadores por mi nombre; esto os sucederá para que deis testimonio. Proponed, pues, en vuestro corazón no preparar la defensa, porque yo os daré una elocuencia y una sabiduría a la que no podrán resistir ni contradecir todos vuestros adversarios. Seréis entregados por padres, hermanos, parientes y amigos, y matarán a algunos de vosotros, y seréis odiados de todos por causa de mi nombre. Pero no perecerá ni un cabello de vuestra cabeza. Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El texto evangélico que nos narra el discurso de Jesús sobre el fin de los tiempos utiliza el típico lenguaje apocalíptico de las Escrituras para describir precisamente los "últimos tiempos". No obstante, leyendo esta página del Evangelio nos viene a la memoria todo lo que sigue pasando al inicio de este siglo XXI: tragedias, guerras, genocidios, violencias increíbles, hambre. Y continúan siendo asesinados los testigos del Evangelio. ¡Parecen palabras escritas precisamente para nuestro hoy! El número de mártires, de todas las confesiones cristianas, y también de otras religiones, que se produjo en el siglo XX fue increíblemente alto. Y también al inicio de este nuevo milenio se continúa asesinando violentamente a cristianos que dan testimonio de su valentía. Ellos están ante nuestros ojos como testimonios preciosísimos. Y nos confían una preciosísima herencia de fe que debemos custodiar e imitar: mientras nosotros estamos como sordos y anquilosados por una cultura que nos lleva a ser cada vez más esclavos del materialismo y del consumo para obtener un bienestar individual, ellos nos dicen con su vida que el Evangelio del amor es el tesoro más precioso que hemos recibido y es el testimonio más fuerte y eficaz que podemos dar a los hombres de hoy. El mal, con su terrible y cruel violencia, había creído haberles derrotado, pero ellos con su sacrificio, con su sangre, con su resistencia al maligno, continúan ayudándonos a derrotar al mal con el amor y la fidelidad al Señor. Es un mensaje que no desaparece con el paso del tiempo: realmente ni un atisbo de su historia de amor desaparece. Su testimonio nos impulsa a sumergirnos, junto a ellos, en este movimiento de amor que nos salva a nosotros y al mundo. El Señor nos acompaña del mismo modo que les acompañó a ellos y nos sostendrá con su fuerza incluso cuando, a causa del Evangelio hasta aquellos que tenemos más cerca -Jesús habla de los padres, hermanos, parientes y amigos- podrán traicionarnos. La perseverancia en el amor salvará nuestra vida.


23/11/2011
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo